Tag Archives: vocabulario

¡Te toca!

Hace un par de semanas os conté cómo los cinco sentidos estaban presentes en el lenguaje humano. En la entrada Te veo, hablamos del sentido de la vista y de cómo el verbo ver había adquirido un valor cercano al de los verbos saber y conocer. Hoy en De Boca de Boca nos acercaremos al español a través del… ¡tacto!

tacto

El tacto es el sentido que nos permite percibir la forma de los objetos, la suavidad, la aspereza, entre otras cosas. Se encuentra de manera general en la piel. Y, ¿cuándo practicamos el sentido del tacto? Cuando tocamos a las personas, a los animales, a los objetos, etc.¿Conocéis el verbo tocar (to touch) en español? Seguro que sí. En vuestras primeras lecciones de español, seguro que aprendisteis expresiones como:

Joshua Bell. Photo by Chris Lee

                                                                          Tocar + un instrumento:

Este chico toca estupendamente el violín.

Cuando tocamos un instrumento, estamos tocándolo realmente: ponemos nuestros dedos sobre las teclas del piano, sobre las cuerdas de la guitarra o del violín. También un grupo, una banda, una orquesta toca música, evidentemente. ¿Qué tipo de música tocan? ¡Tendréis que preguntarles directamente a ellos!

rock céltico

Sin embargo, si estás muy feliz por alguna razón, eres capaz de tocar el cielo con las manos. ¿Por qué el cielo? Por influencia de la religión, en el cielo nos esperan el paraíso y muchas cosas buenas.

Desde que se recuperó de su enfermedad, Ana ha tocado el cielo con las manos. La vida le sonríe: se ha casado y está esperando un hijo.

tocar el cielo

En cambio, cuando alguien está realmente triste, se dice que ha tocado fondo, como si estuviéramos en el mar y nuestros pies se posaran en la arena. Cuando alguien toca fondo, ha llegado al peor momento de su problema o de su situación:

Mi hermana ha tocado fondo. No sale de casa, se pasa todo el día en la cama. Apenas come.

tocar fondo

A veces, también nos pueden tocar las narices si algo o alguien nos está molestando, porque cuando alguien nos toca la nariz, nos provoca un cosquilleo muy molesto y sólo tenemos ganas de que pare.

Me toca las narices que hablen de la crisis en España como si fuera algo natural. Los jóvenes tienen cada vez menos oportunidades y nadie hace nada.

Tocar las narices

Hasta ahora todas las expresiones con el verbo tocar poseen el significado de palpar, es decir, tocar con las manos algo, aunque algunas veces sea figurativo, porque nadie puede tocar el cielo con las manos de verdad. Sin embargo, el significado del verbo tocar se complica cuando decimos expresiones como:

te toca

¡Por favor! No pienses que alguien te toca de verdad. Cuando a alguien te toca, queremos decir que es tu turno para hacer algo (It’s your turn), como si el turno fuera algo físico que ha pasado de una persona a otra hasta llegar a tus manos. Utilizamos esta expresión cuando hay un grupo de personas organizadas por orden y esperan el momento de:

  • Comprar en el supermercado: ¡Señora le toca a usted! Yo ya he terminado.

  • En un debate: Le toca hablar ahora al portavoz del grupo de alumnos de bachillerato.

  • En una clase:

    A- ¿A quién le toca exponer el tema 13?

             B- Me toca a mí.

Este verbo funciona igual que el verbo gustar (Me gusta «gustar»):

                TOCA                                                                                                     TOCAN

SUSTANTIVO SINGULAR                                                                  -SUSTANTIVOS EN  PLURAL

-INFINITIVO

(A mí) Me toca lavar las platos.

(A ti) Te toca sacar al perro.

(A él/ella) Le tocaN las preguntas difíciles.

(A nosotros/as) Nos toca pagar ahora.

(A vosotros/as) Os tocaN siempre los temas fáciles.

(A ellos/ ellas) Les toca hablar a ellos primero.

A veces, también se utiliza de manera impersonal:

Hoy toca hacer la limpieza.

En este caso, limpiar es una tarea que tenemos que hacer pero no decimos quién tiene que hacerla.

hoy toca limpieza

Como ya se va acercando la Navidad, en España es costumbre jugar a la lotería para que te toque mucho dinero. A mi nunca me ha tocado la lotería. Sin embargo, me encantan los anuncios que ponen en la televisión. Para comprobar que habéis comprendido el verbo tocar, os toca ver este anuncio de la lotería.

¿Qué toca en Navidad? Mandad vuestras respuesta a De Boca en Boca. Mientras tanto, tocaremos madera para que este año te toque la lotería.

nos ha tocado un euro

Y si no tienes suerte, nunca te olvides de sonreír porque…

Hoy te toca ser feliz

Clara

Advertisements

Sobre cómo Lexualdo dio la orden de poner orden en el género

Hace mucho tiempo, en Lexilandia, había un rey llamado Lexualdo que pensaba que el género era un desastre. Algunas palabras sólo tenían un género (la mesa, el reino), pero otras podían tener género tanto masculino como femenino, porque designaban seres animados que, en el mundo real, se dividían en macho y hembra. ¡Claro! ¡Un niño y una niña son muy diferentes! Pero el lío comenzaba cuando algunos seres animados sólo tenían un género. Y el rey se pasaba las horas pensando qué habría hecho la ballena para no tener género masculino.

rey pensando

Desde que era pequeño, había visto a su padre luchar contra las palabras que se perdían. Sí, se perdían. Se trataba de una especie de enfermedad anómala conocida bajo el nombre de desgénero que hacía que a las palabras se les cayera el artículo, y todo el mundo sabe que cuando se te cae el artículo, pierdes un poco de tu identidad. Cuando esto ocurría, las palabras se echaban a llorar: no recordaban muy bien quiénes eran y, además, se desesperaban: ¿cómo se iban a llevar bien ahora con el adjetivo y el participio? Porque todo el mundo sabe que *una corazón rota ¡podría destruir una amistad en breves segundos!

romper la amistad

Desgraciadamente, la enfermedad empeoró con el tiempo y también Lexualdo tuvo que enfrentarse a este problema. Cada vez llegaban más palabras a la corte en busca de ayuda. Como el caso del cura que, después de cinco días de fiebre, se levantó al sexto más ligero de peso y supo de inmediato que algo no iba bien.

-Estoy desesperado – le dijo a Lexualdo – No sé qué hacer. Hace un par de días perdí mi artículo. Desde entonces, he tenido que consolar a mi adjetivo, que está empezando a molestarse porque dice que no concuerdo bien.

El rey le respondió:

-¡No se deprima! Intente recordar. Hace un par de días, ¿era usted más masculino o más femenino?

El cura gritó:

-¡No lo sé! Pero por favor, ¡encuentre una cura para mí! ¡Dígame una solución para esta enfermedad horrorosa!

Y al proferir estas palabras, el cura recordó que era masculino y se dio cuenta de que ya no necesitaba una cura, ¡porque estaba curado!

cura feliz

Sin embargo, no fue así de fácil siempre. Un día, el punto y la coma vinieron a la corte. Tras padecer la desgeneración, se habían vuelto locos de remate. Como ya no recordaban quiénes eran, habían creado una organización de nombre disparatado que decía así: LA FRENTE DE LA PUNTA Y DEL COMA. Cuando se presentaron ante el rey para pedir soluciones, este se enfadó muchísimo:

-Y yo pensaba que habíais estado en coma… ¡Y ahora lucháis contra mí! ¡No puede ser! Y esto es sólo la punta del iceberg… ¡Marchaos a casa y haced algo útil!

El enfado del rey era tan grande que empezó a sudar. Miles de gotitas le resbalaban por la frente. Al verlas, el punto y la coma se dieron cuenta del nombre tan raro que tenía su organización y decidieron que luchar en el frente ya no tenía ningún sentido para ellos puesto que habían recuperado su identidad.

coma y punto

Cuando el punto y la coma desaparecieron tras la puerta, la cólera de Lexualdo estalló:

-¡¡¡Estoy harto de la desgeneración!!! Tiene que ser la peor enfermedad que ha existido en Lexilandia. Yo renuncio. ¿A quién voy yo a pedir cuentas si caigo enfermo?

La mujer de Lexualdo, que era muy inteligente y un poco mandona, le respondió:

-Lexualdo, ¡déjate de cuentos! Eres el rey y tienes que actuar como tal. Además, no es el cólera ni nada parecido. ¡Hay enfermedades peores que esta! El orden de tu país depende sólo de ti. Así que recibe a todos las palabras afectadas y trata de ayudarlas. ¡Es una orden!

Y fue así como Lexualdo puso orden en el género y recibió al fruto y a la fruta, al político y a la política, al bolso y a la bolsa, al margen y a la margen, al cometa y a la cometa y a muchos otros más que hacían cola a las afueras del palacio.

l7oted05

¿Conoces las diferencias entre estas palabras? ¿Puedes ayudar al pobre Lexualdo? Si es así, ¡manda tus respuesta a De Boca en Boca Centre! El rey te lo agradecerá y te nombrará Lexicógrafo Real de Lexilandia.

 

Fin

 

Clara

Te veo

Como ya sabéis, el lenguaje del ser humano está marcado por su manera de entender el mundo y por su relación con la realidad que lo envuelve. Uno de los sistemas que tenemos las personas para interaccionar con el ambiente son los cinco sentidos (la vista, el oído, el gusto, el olfato y el tacto), que no sólo nos ayudan a interpretar los estímulos de la realidad sino también a interpretar nuestro pensamiento y nuestro lenguaje. Por esta razón, las referencias a los sentidos son constantes en el léxico de un gran número de lenguas.

sentidos

Hoy en De boca en boca queremos acercarnos al lenguaje a través de uno de los sentidos más importantes: la vista. Se ha observado que en el léxico de la mayoría de las lenguas, las referencias lingüísticas a la vista son más numerosas que las referencias a otros sentidos. ¿Por qué? Esto puede deberse a la importancia que concedemos a nuestros ojos, que nos permiten tener un conocimiento inmediato de la realidad. Confiamos mucho en nuestros ojos, de ahí que la vista sea el sentido humano que más hemos desarrollado.

vista

Pero si nos interesa la vista es porque con el paso del tiempo ha sido asociada a la verdad. Un ejemplo de ello es la expresión española ver para creer o, dicho de otro modo, sólo si veo el hecho en cuestión podré creer en él.

A. Mañana te devolveré los libros que me prestaste.

B. Llevas mucho tiempo diciendo eso.

A. Pero mañana sin falta te los devolveré.

B. Ver para creer

Y es que la vista es un modo de CONOCER, de SABER y de COMPRENDER:

Acabo de ver la solución del problema.

Con esta frase no queremos decir que la persona, después de buscar la solución en sus apuntes, la haya encontrado por fin en el cuaderno de matemáticas. Ver una solución es saber la solución, como si apareciera de repente en la mente de la persona.

hallar la respuesta

¿Y de dónde viene esta unión entre la vista y el saber? Vayamos a la historia de la lengua para verlo. La vista se conectó con el saber hace mucho tiempo. La madre de las lenguas europeas (el indoeuropeo) ya tenía un verbo con el doble significado ver/saber: *weid. Más adelante este verbo se dividió en dos significados: ver en las lenguas eslavas y romances (el español está en este último grupo), y conocer/saber en las lenguas germánicas, en las lenguas celtas y en griego (weten = conocer en neerlandés, wissen = conocer en alemán, wise = sabio en inglés).

Con el tiempo, también las lenguas romances  pensaron que con los ojos podíamos saber y comprender, y por ello el verbo ver adquirió  este valor.

ojos bonitos

Y para que veáis lo importante que es la vista en el lenguaje, os dejo una serie de expresiones muy utilizadas en el español cotidiano donde el verbo ver adquiere otros significados diferentes a visualizar:

1. Veo lo que quieres decir.

Cuando vemos lo que alguien quiere decir, estamos diciendo que entendemos el mensaje que nos está transmitiendo.

2. Mira, lo que tenemos que hacer es hablar con él y averiguar qué le pasa.

Con el verbo mirar pretendemos que nuestro interlocutor detenga su conversación y mire las palabras que tenemos que decirle, es decir, que las conozca y las entienda.

3.  –Estoy harto de que me critiques siempre delante de tus amigos.

¿Ves? Ya estás empezando a decir mentiras de nuevo. Yo nunca te critico delante de los demás.

En este ejemplo, el verbo ver es una manera de pedir que la otra persona vuelva atrás y escuche sus propias palabras y comprenda el mensaje que ha querido transmitir.

4. Lo veo de profesor dentro de unos años.

En esta frase, imaginamos que la persona en cuestión será profesor. Lo vemos como si tuviéramos la imagen delante de nuestros ojos.

5. Mi abuelo ya ha visto dos guerras y por eso siempre quiere la paz.

El verbo ver puede ser sustituido en este caso por conocer.

6. Si te veo otra vez molestando a mi perro, ¡ya verás!

En este caso, si la persona sigue molestando al perro, conocerá las consecuencias de sus actos.

7. ¡Ya tengo el carné de conducir! ¡Para que veas!

Cuando utilizamos esta expresión lo hacemos queriendo demostrar de lo que somos capaces. El significado de esta frase puede expresarse de la siguiente manera: «Te digo esto para que sepas que finalmente he podido sacarme el carné a pesar de que tú pensabas lo contrario».

8. Pedro gana 6000 euros al mes.

Ya ves! Y dice que no puede permitirse comprar un coche nuevo.

Utilizamos esta expresión cuando queremos decir que comprendemos el mensaje contrario que se produce entre ser rico y no poder comprar un coche nuevo.

9. ¡Estás que no veas! ¿Cuántas copas te has bebido?

Para entender la expresión hay que añadir para que no te veas, es decir, estás en tan mal estado que si te vieras a ti mismo, te asustarías. Por eso, es mejor que no te veas. Esta expresión también puede utilizarse en un contexto positivo: Esa chica está que no veas, o sea, la chica es guapísima y es mejor no verla porque si la viéramos, nos enamoraríamos de ella al instante.

 

Hace un par de años apareció en los cines una película que se llamaba Avatar. ¿Recuerdas cómo se saludaban los seres azules? En lugar de decir Hola decían Te veo, o dicho de otro modo, soy capaz de ver tu alma, comprenderte, saber quién eres, respetarte y conectar contigo. Porque cuando vemos, no sólo detectamos visualmente el mundo que nos rodea. También comprendemos cosas no materiales, cosas que no se pueden tocar y que están más allá de lo superficial. Y todo es ver.

 

te veo

 

Clara

De «ser» y «estar» bueno y otras expresiones

A veces parece que es más importante estar bueno que ser bueno pero, como vimos en el anterior post sobre ser y estar, ser bueno es algo permanente, algo que dura para siempre y estar bueno solo algo temporal.

Aunque pueda parecer que estas expresiones significan lo mismo, algunos adjetivos tienen un significado muy diferente cuando se usan con ser o se usan con estar. En De Boca en Boca Centre, te presentamos algunas de las expresiones más frecuentes:

  • Ser bueno/a: persona honesta, con buen corazón.

             María es muy buena. Le encanta ayudar a los demás.

 

  • Estar bueno/a :(1) ser muy guapo y atractivo y (2), alimento que sabe bien.

             Brad Pitt está más bueno que la paella.

 

  • Ser malo/a: persona malvada, con malas intenciones.

    Tu gato es más malo que el demonio

 

  • Estar malo/a: (1) estar enfermo y (2), alimento que no sabe bien.

            Estoy mala. He comido un plato que estaba malo y me duele mucho el estómago. 

 

  • Ser rico/a: persona que tiene mucho dinero.

             Ojalá fuera rica. Me compraría un coche y una casa y me viajaría por todo el mundo

  • Estar rico/a: comida deliciosa.

            Me encanta la tortilla de patata. Está muy rica.

 

  • Ser abierto/a: persona comunicativa y sociable.

            Tu hermano es muy abierto. Siempre habla con todo el mundo.

 

  • Estar abierto/a: acción de abrir.

             La ventana está abierta.

 

  • Ser cerrado/a: persona introvertida y tímida.

            Lupe es un poco cerrada. Tiene problemas para relacionarse con los demás.

  • Estar cerrado/a: acción de cerrar.

            La ventana está cerrada.

 

  • Ser verde: color de las plantas.

            El jersey es verde.

 

  • Estar verde: no saber mucho de una materia.

             Lo siento, no puedo ayudarte con el examen. Es que yo en matemáticas estoy verde.

 

  • Ser negro/a: color de la noche.

             El coche es negro

 

 

 

  • Estar negro/a: (1) estar enfadado o (2) estar sucio.

            Estoy negra. María no limpia nada en casa y las ventanas están negras.

 

  • Ser rojo/a:  color del tomate

           El cuaderno es rojo.

 

  • Estar rojo/a: estar colorado o ruborizado por vergüenza o calor.

            Me ha saludado Juan. ¡Qué vergüenza! ¿Estoy muy roja?

 

  • Ser blanco/a: color del papel.

            La mesa es blanca.

 

  • Estar blanco/a: estar pálido

             Estás muy blanca ¿Te encuentras bien?

¿Conoces alguna otra expresión que cambie de significado con ser y estar? ¡Compártela con nosotros!

Laura

¿Comemos o almorzamos?

¿Sabes que España es el segundo país con más bares por habitante después de Chipre? A los españoles nos encanta comer e ir de bares. El momento de la comida se convierte en un acto de socialización, de encuentro con los amigos, de charlas y risas. La comida ha sido y es parte de nuestra cultura y por eso sigue teniendo tanta importancia en la vida diaria:

cla1 cla2

Aunque fue desconocida hasta el siglo XIX (época en que los románticos venidos de otros países de Europa descubrieron España), la gastronomía española es muy variada y ha recibido los aportes de los diferentes grupos étnicos que pasaron por la península: castellanos, árabes, judíos, etc. Además, incorporamos los productos traídos de América, como la patata y el tomate. ¿Qué hubiera sido de nosotros sin la patata? ¿Cómo habríamos cocinado la tortilla típica española?

cla3

Pero la entrada de hoy no pretende ser una lección de cocina. Si quieres conocer la gastronomía española, lo mejor es que vengas a España y que la pruebes en directo. Pero, ¿sabes cómo se llaman las diferentes comidas que realizamos los españoles en el día a día? Seguro que algo sabrás. Sin embargo, durante mis vacaciones en el norte me pasó una anécdota curiosa que se debió a que en algunos sitios de España llaman a sus comidas de una manera diferente. ¿Quieres saber lo que me ocurrió? Antes que nada, recordemos las diferentes comidas del día:

El desayuno: es la primera comida del día, la que nos tomamos después de levantarnos por la mañana. La palabra desayuno se compone de dos palabras: des– y ayuno. El ayuno es un período de tiempo en el que no se come nada. Al despertarnos, podemos decir que hemos estado en ayuno porque no hemos ingerido nada durante la noche. El prefijo des– indica negación o sentido contrario. Por tanto el desayuno es una comida que elimina el ayuno.

cla4

El almuerzo o la comida: es la comida que realizamos entre las 13h y las 15:30 (ya sabes que los españoles comemos más tarde que el resto de los europeos). La palabra almuerzo procede del latín admordium que significa mordisco:

cla5

La merienda: es la comida ligera que realizamos entre las 17h y las 19h. También se llama merienda a la comida ligera que realizan entre las 11 y las 12 las personas que se levantan muy temprano (los colegios y los institutos suelen hacer una parada a esta hora para tomar una merienda). Su origen es también latino y procede del ámbito militar: se trataba de la comida que recibían los soldados romanos a media mañana o media tarde. La palabra merienda procede del gerundivo mereri o merere que significa merecer. Por tanto, la merienda es la comida que se merece el soldado por haber trabajado todo el día.

cla6

También llamamos a la merienda tentempié (snack), otra bonita palabra con historia. Se trata de una palabra compuesta por tente y por pie, que a su vez procede de la expresión tenerse de pie o mantenerse de pie. Se trata, por tanto, de una comida que tomamos para adquirir energía y mantenernos de pie.

La cena: es la última comida del día que realizamos entre las 21h y las 23h. En España, nuestra cena es más ligera que el almuerzo.

Cuando viajé a Asturias, almorcé en el bar del hotel. Cuando un par de días después iba a pagar la cuenta, le indiqué a la señora que tenía que pagar el almuerzo que hicimos en su bar. La señora no pareció entenderme e insistió en que el almuerzo era gratis. Yo no entendía nada y pensé ¡Qué amable la señora! ¡Me ha invitado a comer!

cla7

Por fin la señora se dio cuenta del malentendido y me preguntó que si me refería a la comida. Y me explicó que en Asturias el almuerzo es lo que comemos por la mañana después de levantarnos (el desayuno), y la comida es la que tomamos entre las 13 horas y las 15:30. Entonces, lo entendí todo.

Así que si viajas a España y quieres descubrir nuestra gastronomía, utiliza el nombre correcto y…

¡Qué aproveche!

Clara

La música en las expresiones coloquiales

Hoy en De Boca en Boca os traemos una nueva entrada relacionada con la fraseología pero esta vez relacionada con el mundo musical, el cual también tiene una gran variedad de expresiones muy curiosas e interesantes que podéis usar para mejorar vuestro español y hablarlo de una manera más natural y cercana a los hablantes nativos de esta lengua.
Las expresiones idiomáticas que emplean la música para establecer comparaciones o definir actos o personas son muy comunes en toda la comunidad de habla española ya que suelen tener una única interpretación o significado y eso permite que sean usadas tanto en el español de España como en el de Latinoamérica sin ningún tipo de confusión entre los interlocutores que las empleen.

1

A continuación vemos algunas de las expresiones más comunes de este tipo:

Llevar la batuta: se dice que alguien lleva la batuta cuando es el líder, es decir, la persona que dirige un acto o una situación determinada.
El presidente del gobierno lleva la batuta del país pero no todos están contentos con su trabajo.

2
Ser del año de la polca: usamos esta expresión cuando algo es muy viejo o antiguo.
Esa canción de Julio Iglesias tiene 40 años, es del año de la polca.

-Estar como unas maracas: estar loco o mal de la cabeza.
Lucía está como unas maracas, el otro día la vi hablando sola por la calle.

-Sonar la flauta: se usa cuando algo ocurre o puede ocurrir inesperadamente.
Voy a jugar a la lotería…quizás suena la flauta y me hago rico.

Dar el do de pecho: el do de pecho es la nota más alta que puede realizar un tenor cuando canta por lo que cuando usamos esta expresión hacemos referencia a la necesidad de hacer un gran esfuerzo para conseguir algo.
El partido contra el Barcelona será difícil, tenemos que dar el do de pecho para poder ganarles.

4
-Perder el compás: empleamos esta expresión cuando alguien está fuera de sintonía o no encuentra su lugar en algún momento porque ha perdido la regularidad.
Como es tu primer día, tú imita al resto e intenta no perder el compás de la clase.

-Dejarse de gaitas: se dice cuando se tienen que acabar las tonterías y las excusas, es decir, cuando es hora de ponerse serios.
Déjate de gaitas y ponte a estudiar duro para ese examen tan importante.

-Pregonar a bombo y platillo: se usa cuando una noticia o novedad está en boca de todos porque no se para de hablar de ello. También se usa cuando alguien es poco discreto y dice algo con el propósito de que la gente se entere.
Jesulín, ¿te has enterado de que Mafalda está embarazada?
Pues claro, su madre no para de pregonarlo a bombo y platillo.

-Hablar como/ Parecer un disco rayado: se dice cuando alguien no para de repetir lo mismo una y otra vez y, en definitiva, se hace pesado.
Lleva todo el día hablando de lo mismo, parece un disco rayado.

3

-Bailar con la más fea: esta expresión se usa cuando alguien tiene que lidiar o hacerse cargo de lo peor de todo.
A mi hermano le tocó bailar con la más fea porque tuvo que defender a la estrella del equipo rival.

Y hasta aquí algunas de las expresiones idiomáticas más comunes del mundo de la música. ¿Te atreverías a sugerir alguna que se nos haya olvidado? ¡Esperamos más ideas!

Alejandro

Expresiones idiomáticas con animales

Desde hace mucho tiempo, el estudio de las unidades fraseológicas (o expresiones idiomáticas) se ha convertido en un atractivo fundamental para los estudiantes de lenguas extranjeras, y el español no es una excepción ya que está lleno de este tipo de unidades.

Las unidades fraseológicas sirven para expresar multitud de cosas, desde estados o emociones hasta opiniones, entre muchas otras. Hoy en De Boca en Boca os presentamos una serie de expresiones que tienen relación con el mundo animal, el cual supone una gran fuente de recursos para estas unidades que no paran de crecer en número.

Normalmente, la asociación de una palabra o una expresión a una imagen hace que el estudiante la recuerde con mayor facilidad debido al estímulo visual que la imagen provoca en él.

      1           2 3

A continuación, os mostramos algunas de las unidades fraseológicas más famosas en español asociadas a su significado. ¿Eres capaz de traducirlas a tu idioma?

  • Estar como una cabra: persona que está loca o que hace cosas sin mucho sentido.

             Pepe está como una cabra. Ayer lo vi bailando encima de la mesa de la cocina.

  • Ser un/a gallina: se dice de alguien que es muy cobarde.

            ¡José es un gallina! No fue capaz de defender a su novia cuando Marina la insultó.

  • Ser un perro: esta expresión es bastante coloquial y se considera un insulto. Se refiere a alguien que actúa contra ti o que realiza acciones despreciables. En Latinoamérica, sin embargo, esta expresión también tiene el significado de alguien muy hábil y efectivo en su trabajo o profesión.

            ¿Cómo has podido traicionarme de esta manera? ¡Eres un perro! 

  • Ser un/a rata: persona cutre, agarrada, que no comparte lo que tiene y que es demasiado conservador/a con lo que es suyo.

              Ayer me olvidé la cartera en casa y María no me dejó ni un euro. ¡Es muy rata!

  • Hablar como una cotorra: se refiere a alguien que no se calla nunca. Que está siempre hablando y, en definitiva, que es un pesado.

            Paula habla todo el tiempo y no me escucha. ¡Habla como una cotorra!

  • Estar pez: cuando alguien está pez en algo significa que no sabe mucho acerca de ese tema o materia.

             Estoy pez en matemáticas. Estoy segura de que voy a suspender el examen.

  • Ir cargado como una mula: se dice de alguien que lleva muchas cosas y que no tiene espacio para nada más.

             Mira a Manuel, está haciendo la mudanza y va cargado como una mula.

  • Tener memoria de elefante: persona que tiene una gran memoria, es decir, que recuerda casi todo lo que le ha pasado.

            Pregúntale a María que seguro que se acuerda. Tiene memoria de elefante.

  • Pagar el pato: cuando alguien paga el pato significa que ha cargado con las culpas de algo que ha ocurrido sin ser realmente él/la culpable.

          Mi hermano pequeño nunca lava los platos y, al final, siempre pago el pato yo. Mi madre           siempre se enfada conmigo.

  • Estar fuerte como un toro: como sabéis, el toro es un animal muy reconocido en España y por supuesto tiene su expresión propia que indica que alguien está muy fuerte y es vigoroso.

           ¿Has visto qué fuerte está Alberto? Está como un toro. 

Y tú, ¿conoces alguna unidad fraseológica con algún otro animal? ¡Debes saber que en español existen muchas más! Anímate a encontrarlas y compártelas con nosotros en De Boca en Boca.

Alejandro

Las colocaciones léxicas

Más o menos todo el mundo que ha estado en Andalucía, o al menos en Granada, Jaén o Almería, sabe lo que son las tapas. Anunciadas en los establecimientos más turísticos como free tapas, son pequeñas raciones de comida que el bar regala al cliente cuando pide una bebida. Por ejemplo, si vas a Granada y pides una cerveza un domingo en un bar, es fácil y frecuente que te pongan un pequeño plato de paella acompañando a la cerveza.

Yo, que soy de Jaén, fui ayer a tomar una cerveza y vi que en la carta de tapas tenían lacón con salmorejo. El lacón es un producto alimenticio derivado del cerdo, parecido al jamón serrano. El salmorejo es una sopa de tomate, parecida al gazpacho pero más espesa.

                   1                            2

      Lacón                                                                         Salmorejo

Decidí que quería probar la tapa de lacón con salmorejo pero cuando le pedí la tapa al camarero, dije  lacón con grelos sin pensarlo. El lacón con grelos es un plato tradicional de Galicia (norte de España) que lleva lacón, chorizo, patata y grelos (la verdura verde que se ve en la foto).

3

Yo no he probado el lacón con grelos en mi vida pero aún así, cuando pienso en la palabra lacón, automáticamente viene a mi cabeza el compuesto lacón con grelos. ¿Por qué ocurre esto? Porque lacón con grelos es una colocación léxica.

 ¿Sabés qué es una colocación léxica? Es una combinación orientada de dos palabras. Esto quiere decir que es una combinación de dos palabras donde una selecciona a la otra. Por ejemplo, abrir una ventana o cerrar una ventana son también colocaciones léxicas, donde la palabra ventana selecciona los verbos abrir o cerrar, que es lo que normalmente hacemos con la ventana.

Frecuentemente, escuchamos, leemos y repetimos estas unidades compuestas como una sola unidad, por lo que se fijan en nuestra mente como una sola expresión(abrir la ventana)  y no como la suma de dos unidades (abrir + ventana), como ocurre con lacón con grelos que está fijada en mi mente como una sola unidad y no como la suma de lacón + grelos.

Como ya hemos apuntado con la frecuencia, la relación que se da entre las dos palabras de la colocación es una relación típica: es decir, esta relación apunta a lo que es característico de la palabra que selecciona a la otra. Por ejemplo, abrir la ventana es una colocación léxica y limpiar la ventana no, porque lo característico que hacemos con la ventana es abrirla o cerrarla y limpiar es algo que hacemos con muchas más cosas. De la misma manera, es típico comer el lacón con grelos aunque se pueda comer con salmorejo.

¿Por qué aprender el léxico de una segunda lengua a través de colocaciones léxicas?

Uno de los principales motivos es que las colocaciones representan conceptos inconfundibles para los nativos que hablan una lengua. Por lo tanto, aprendiendo el léxico a traves de colocaciones léxicas aprendemos como conceptualizan culturalmente el mundo los nativos de la lengua que estudiamos.

Además, aprender vocabulario al estudiar una lengua extranjera, no solo consiste en aprender cómo se escribe, cómo se prununcia y qué significado tiene una palabra; además de esto, debemos aprender con qué otras palabras se utiliza la palabra que estamos aprendiendo; por ejemplo, si aprendemos la palabra música tenemos que saber que la música se escucha  o se oye pero no se ve.

4

Por último, aprender el vocabulario en bloques de palabras, en lugar de palabras sueltas, es más eficaz. Con el mismo esfuerzo, se memoriza más de una palabra y así, se consigue mayor dominio de la lengua y se mejora la fluidez tanto a nivel oral como escrito.

Os dejo con Casimiro, el personaje creado por Jorge de los Ríos que mandaba a la cama a los niños argentinos, chilenos y españoles en los años 80 con esta canción (pincha en el enlace)

Me saco las medias, me pongo el pijama, me cuelgo la ropa, preparo la cama.

Los duendes, las hadas, se lavan los dientes, con mucha pastita y agua corriente.

Chiquitos, infantes, niñitos pequeños, se apagan las luces, se encienden los sueños.

5

En esta canción, encontramos una serie de colocaciones léxicas como ponerse el pijama, lavarse los dientes o agua corriente. ¿Podéis decirme alguna más que aparezca en el video o en la canción?

Por cierto, la canción tuvo tanto éxito que fue versionada por el grupo de rock gallego Siniestro Total (que también es una colocación; ¿sabéis cuándo se utiliza?). Os la dejo por si queréis escuchar un poco de rock (pincha en el enlace).

Roberto