Tag Archives: variedad

Qué es eso del español coloquial

En esta y otras páginas web, encontramos numerosas entradas que hablan del español coloquial (Expresiones coloquiales con las partes del cuerpoEXPRESIONES COLOQUIALES EN ESPAÑOL) e incluso encontramos páginas que tratan en exclusiva de este (http://www.coloquial.es/ o http://coloquialmente.com/); el problema es que la mayoría de las veces que encontramos información sobre el español coloquial, las explicaciones suelen reducirse al nivel léxico y fraseológico, sin atender a la sintaxis que lo caracteriza. Comenzamos con este artículo, una serie de entradas que pretenden acercarse a la sintaxis del español coloquial. Ahora bien, ¿qué es exactamente eso del español coloquial?

Cuando hablamos del español coloquial, frecuentemente encontramos una serie de errores en torno a este concepto:

  • La confusión de lo coloquial con lo vulgar.

Muchas veces se entiende por coloquial los disfemismos y las expresiones vulgares que utilizan los hablantes, cuando lo coloquial es un registro lingüístico que no tiene por qué presentar incorrecciones, al contrario que los vulgarismos, que son incorrecciones en las producciones lingüísticas.

  • La confusión entre registro y sociolecto.

El registro depende de en qué situación nos encontramos, mientras que el sociolecto tiene que ver con el grupo social al que pertenecemos y con qué educación hemos recibido. El registro coloquial no es exclusivo de los hablantes de nivel social bajo o medio-bajo, es usado tanto por jueces como por porteros de discoteca.

  • La identificación del español coloquial con la conversación.

Aunque es cierto que donde más probabilidades tenemos de encontrar rasgos del registro coloquial es en la conversación, también es posible encontrar muestras de este registro en otro tipo de textos tanto orales como escritos, por ejemplo artículos periodísticos debates políticos; esto es debido a que usar el registro coloquial, muchas veces, es una estrategia que sirve para acercarse al interlocutor, hacer el texto más cómico o realista, intensificar lo dicho o ser más expresivos.

  • Como ya hemos señalado, la reducción del español coloquial al nivel léxico o fraseológico.

11006174_795785363809191_1503973755_n

Si no es eso que yo pensaba, entonces, ¿qué es?

El español coloquial es una variedad lingüística cuyo uso depende de la situación comunicativa (no hablamos de la misma manera entre amigos que cuando nos presentamos a una entrevista de trabajo). Se suele distinguir un registro coloquial y otro formal, ahora bien, los textos no son o coloquiales o formales, sino que esta oposición forma una escala gradual limitada por dos extremos que podríamos denominar inmediatez comunicativa y distancia comunicativa, los cuales están determinados por factores como la inmediatez en el tiempo y el espacio, la privacidad de la comunicación, la distancia social entre los interlocutores, el saber compartido, la espontaneidad, etc.

En esta escala, podemos situar diversos tipos de textos como la conversación entre amigos, ejemplo prototípico de la coloquialidad; otros como las conversaciones que se pueden escuchar en la sala de espera del médico, pasando por una conferencia universitaria (que podrá tener un tono más solemne o distendido en función de las intenciones y del filtro afectivo que quiera establecer el ponente) hasta llegar a un texto jurídico, que podría ser el otro extremo de distancia comunicativa o de la formalidad. No debemos olvidar que las variedades coloquial y formal conviven en multitud de textos tanto escritos como orales, siendo posible encontrar rasgos de coloquialidad en textos planeados como pueden ser artículos periodísticos, textos literarios, debates políticos…

El principal factor que condiciona el uso de esta variedad lingüística es la inmediatez o proximidad comunicativa, el cual condiciona a su vez la falta de planificación de lo que se dice y está determinado por los siguientes parámetros:

  1. Inmediatez en el tiempo y el espacio. Esto determina una interacción presencial en la que se ponen de manifiesto las relaciones interpersonales entre hablante y oyente.

  2. La distancia social existente entre los interlocutores, que determina el grado de familiaridad, el cual es afectado por factores como la edad, el sexo, el poder relativo o el grado de conocimiento mutuo.

  3. Que la situación sea más o menos institucionalizada. Las situaciones pueden ser privadas (comida familiar), ritualizadas (juicio), públicas (interacción en ámbitos administrativos y comerciales) e institucionales (conferencia).

  4. La finalidad de la comunicación, que puede ser interpersonal (es cuando nos comunicamos por comunicarnos, tratando temas no especializados y cuestiones cotidianas) o transaccional (es cuando nos comunicamos persiguiendo un objetivo concreto como comprar, vender, enseñar…). Las relaciones entre los participantes de la comunicación interpersonal son simétricas, mientras que en la transaccional no lo son (vendedor-cliente, profesor-alumno, empleada de la secretaría de la facultad – estudiante universitario).

11005691_795785347142526_121510632_n

Así, el modelo de texto coloquial es el que se produce en una conversación, inmediata en el tiempo y el espacio, entre iguales, desde el punto de vista social (igual nivel sociocultural, igual profesión…) o funcional (aunque la relación profesor-alumno es asimétrica por naturaleza, si ambos se encuentran fuera del ámbito educativo, por ejemplo en la panadería, la conversación que se establezca tendrá un fin interpersonal en la que, funcionalmente, ambos tendrán el mismo papel), que se produce en un ámbito privado, sin planificación, tratando temas cotidianos y con un fin interpersonal.

Definido de este modo el español coloquial, veremos las características de su sintaxis en las próximas entradas. ¡Nos vemos!

Roberto

Sobre tabús, eufemismos y disfemismos

Cuando nos comunicamos con los demás, a veces encontramos palabras que queremos evitar porque utilizar esa palabra nos parece que puede parecer hiriente, vulgar o despectivo. A la palabra que evitamos usar la llamamos palabra tabú y la palabra que utilizamos en su lugar la llamamos eufemismo. Así, podemos definir eufemismo como la sustitución de una palabra o frase, la cual puede resultar molesta o inapropiada para nuestro interlocutor.

Por ejemplo, imaginemos que tenemos una amigo a quien no le gusta compartir con los demás, es decir, un egoísta. El termino egoísta puede parecernos poco cortés e inadecuado para referirnos a nuestro amigo, por lo que usamos otro término:

Juan es un egoísta

A Juan no le gusta mucho compartir

Entonces, egoísta sería una palabra tabú que queremos evitar y que sustituimos por no le gusta mucho compartir que sería el eufemismo que utilizamos en este caso.

Pero puede que queramos referirnos a un concepto de forma peyorativa, no utilizando una palabra que la haga más cortés o apropiada sino todo lo contrario, ser descorteses o ridiculizar la realidad, en ese caso utilizamos un disfemismo.

Por ejemplo, imaginad el siguiente diálogo entre Ana y David hablando de Juan:

Ana: ¿Crees que Juan me dejará su ordenador para terminar mi trabajo de lengua española?

David: Yo creo que no.

Ana: ¿Por qué dices eso? Piensas que es un poco egoísta?

David: No, un poco egoísta no es. Es un puto rata(Expresiones idiomáticas con animales)

Aquí puto rata sería el disfemismo, la expresión que utilizamos para presentar la realidad de una manera más fea. Los insultos son disfemismos por definición pero no hay que olvidar que estos conceptos dependen del contexto.

Por ejemplo, en mi pueblo un insulto o disfemismo muy común es decirle a alguien eres un ser, lo cual es verdad (todos somos seres humanos) pero en mi pueblo esto se entiende como un insulto; y en cambio, es muy normal, entre los jóvenes, celebrar los actos de los demás con algún disfemismo o insulto: imaginad que jugamos al baloncesto y alguien mete tres triples seguidos, lo normal es que digamos que cabrón, ha metido tres triples y no le estaremos insultando (acto de descortesía) sino felicitando (acto de cortesía).

Los lenguajes político y periodístico están llenos de eufemismos y disfemismos, ya que describen la realidad de una u otra forma en función de sus intereses. Veamos unos cuantos ejemplos extraídos de la prensa, tanto “seria” como “cómica”, de cómo se puede “pintar la realidad” de diversas maneras.

[…] El ministro de Economía ha defendido esta tarde que España no ha pedido el rescate, sino que ha solicitado a sus socios de la eurozona un “crédito en condiciones muy favorables” […]” (“El País”, 9/06/2012”).

rescate

[…]El Gobierno admitió ayer por vez primera que la economía española pueda «rozar» el estancamiento o incluso el crecimiento negativo en los meses próximos, si bien sería de manera puntual. Así lo afirmó el propio vicepresidente económico, Pedro Solbes[…]” (eldiariomontanes.es).

recesión

[…] El Gobierno ha aprobado “un recargo complementario y temporal de dos años en rentas de trabajo y especialmente de capital en el IRPF”[…]” (La provincia.es, 30/12/2011).

irpf

[…] El Banco Central Europeo (BCE) remitió una carta al Gobierno en la que exigía una serie de medidas que se traducían en una “devaluación competitiva de los salarios[…]  ” (Europa Press, 07/12/2011 ).

devaluación

[…]La ministra de Empleo se ha referido a la fuga de cerebros como “movilidad exterior” y ha asegurado que su departamento trabaja para conseguir que los jóvenes que quieran buscar oportunidades fuera de España puedan hacerlo […] (público.es, 17/04/2013).

fuga de cerebros

Roberto

El español Rioplatense

Sin dudas, el español que se habla en la cuenca del Río de la Plata (que abarca parte de Argentina y Uruguay) es una de las variedades más particulares de nuestra lengua. La diferenciación en el pronombre de segunda persona (vos en lugar de ), conocida como voseo, es solo un ejemplo de las diferencias que separan a esta variedad del español de España.

En el plano fonético, destaca la particular realización del sonido /y/ que se acerca al sonido que encontramos en inglés en las palabras she o shoe. La entonación de los hablantes argentinos también es muy particular, acercándose a la melodía característica del italiano. Esto se debe principalmente a la importante ola migratoria procedente de Italia que llegó a Argentina en los siglos XIX y XX.

En el nivel gramatical, como decíamos, destaca el empleo del pronombre vos en lugar de . Hace mucho tiempo, el español de España también contaba con el pronombre vos como podemos ver en el siguiente fragmento de El Conde de Lucanor, obra del siglo XIV:

Vos, señor Conde Lucanor, como juzgáis que lo que ese hombre os ofrece es muy provechoso para vos, simulad que aceptáis por darle gusto, sin pensar que lo hace por cumplir, y no esperéis a que insista mucho más, pues podría ser que no os renovara su ofrecimiento y entonces sería humillante para vos pedirle lo que ahora os ofrece.

Además, en lugar de nosotros, en español se utilizaba el pronombre nos. Sin embargo, con el paso del tiempo nos acabó siendo reforzado por el sustantivo otros con un claro valor contrastivo; es decir, nos incluía al interlocutor y nos + otros lo excluía. De esta manera, si María y José hablaban con Paco, utilizaban nos para referirse a los tres, y nosotros para referirse exclusivamente a María y José.

Esta diferencia aún se conserva en la actualidad en francés, donde conservan nous y nous autres.

Al mismo tiempo, vos acabó imitando a nos dando como resultado vosotros.


¿Y por qué los argentinos dicen vos amás y los españoles vosotros amáis? La respuesta es fácil: porque ambas variedades siguieron un camino diferente en la evolución del español.

En latín, la segunda persona del plural acababa en -ATIS, -ETIS, -ITIS, según su conjugación: vos amatis, vos legetis y vos auditis decían los romanos. El tiempo hizo que estas terminaciones evolucionaran a -A(D)ES, -E(D)ES e -I(D)IS, respectivamente. Mientras que en España estas terminaciones dieron como resultado -áis, -éis e -is, en la variedad de Argentina, estas tuvieron como solución -as, -es e -is.

De esta manera, en el español de España, decimos vosotros amáis, vosotros leéis y vosotros oís y en en español de Argentina, vos amás, vos leés y vos oís.

¿Creéis que esto es todo? Pues no, hay mucho más. Si en la gramática encontramos diferencias, imagináos en el vocabulario. ¿Sabéis lo que es una heladera, un birome, una pollera y un placar (del francés, placard)? Nada más y nada menos que una nevera, un bolígrafo, una falda y un armario. ¿Increíble verdad?

Las lenguas las hacen sus hablantes. Las diferentes invasiones, conquistas e influencias lingüísticas son, junto a las distancias geográficas, los principales motivos por los que las lenguas van diferenciandose poco a poco, como podemos ver en la formación de las diferentes lenguas derivadas del latín. ¿Qué son el francés, el español, el catalán, el gallego, el portugués, el italiano, el francés y el rumano sino diferentes variedades del latín?

Laura

El español de Colombia

Hoy es el cumpleaños del cantante colombiano Carlos Vives. Desde De Boca en Boca , ¡te deseamos un muy feliz cumpleaños!

 carlos-vives1

¿Habéis escuchado alguna canción suya? Os dejamos una versión muy especial de La Tierra del Olvido, donde podemos escuchar las diferentes variedades del español de Colombia. Además, os presentamos una explotación didáctica de la canción para que, los que seáis profes, podáis trabajarla con vuestros alumnos en clase:

Si dentro del español de Colombia hay tanta variedad, ¡imagináos las diferencias que existen entre todas las variedades del español!Esa es una de las grandes riquezas de nuestra lengua, la gran unidad que hay dentro de la diversidad. Cada una de las variedades del español es diferente, pero logramos comunicarnos sin problema.

¿Y, tú, qué variedad del español has estudiado? ¿Cuál te gusta más?

Clara