Tag Archives: ortografía

Los acentos en español: Reglas básicas

¡Hola a tod@s! Hoy, en De Boca en Boca, vamos a hablar de las reglas de acentuación básicas en español. Son muchas las lenguas que no acentúan las palabras y, por ello, para muchos aprendientes resulta complicado saber cuándo hacerlo en otras lenguas que sí lo hacen.

En español hay cuatro tipos de palabras según donde recaiga su fuerza fonética, es decir, el golpe de voz más fuerte:

Agudas– Son las palabras cuya fuerza recae en la última sílaba y se acentúan cuando las palabras terminan en vocal, -n o -s. Por ejemplo: camión, estrés, pa.

Graves/ Llanas– En estas palabras la fuerza recae en la penúltima sílaba y llevan acento cuando NO terminan en vocal, -n o -s. Por ejemplo: árbol, fútbol, piz.

Esdrújulas– Su fuerza recae en la antepenúltima sílaba y SIEMPRE llevan acento. Por ejemplo: eléctrico, ámbito, nero.

acentos

A continuación, veremos los casos peculiares en los que el acento puede generar dudas:

  • Diptongos: para los que no lo sepáis, los diptongos se forman cuando dos vocales  forman parte de la misma sílaba. Además, para que esto ocurra, tiene que haber dos vocales débiles juntas (las vocales débiles son la i y la u) o una vocal débil junto a una fuerte (las vocales fuertes son la a, la e y la o). Cuando se juntan dos vocales débiles, el acento recae sobre la segunda vocal (lingüística) y cuando se juntan una débil y una fuerte, el acento lo lleva la vocal fuerte (cabéis, opináis). RECORDAD  que también siguen las normas generales que hemos visto antes, por lo que no siempre se acentúan.
  • Palabras compuestas: hay dos tipos de palabras compuestas, las que unen dos palabras en una misma (norteamericano, decimotercero, supermercado) que siguen las normas generales de acentuación y las que están compuestas por adjetivos pero se separan por un guion (físico-químico, teórico-práctico) que acentúan de forma independiente cada una de las palabras que las forman.

Otras palabras que suelen dar problemas son los adverbios que terminan en –mente, los cuales mantienen el acento en el mismo lugar que la palabra original si estas tenían acento ortográfico. Por ejemplo: hábilmente (hábil), matemáticamente (matemático), rápidamente (rápido) , cronológicamente (cronológico).

Hasta aquí este repaso por las reglas de acentuación más básicas. Esperamos que os sea de utilidad, estudiantes de español. Pero antes de irnos, probad a colocar los acentos en esta lista de palabras (tened cuidado, algunas pueden no llevar acento):

Electrico          Jamon              Hembra           Inutilmente     Independientemente              Oleo

Facil                 Paraguas         Marques          Magnetico       Ruido               Entendeis        Agil

Un saludo desde De Boca en Boca Centre,

Alejandro

 

De cómo Lexualdo evitó una guerra civil y restauró la paronomasia

Hace muchos años, la paronomasia casi desata una guerra civil en el reino de Lexilandia. Pero no nos precipitemos y comencemos como es debido…

Había una vez

… un buen número de palabras que desaparecieron en el norte de Lexilandia.  Desaparecían de un día para otro sin dejar señales. Sus familiares no sabían nada de ellas y la tensión crecía por segundos en aquellos reinos norteños. La última desaparecida fue el sexto: salió con el quinto a poner orden. Cuando el quinto se dio la vuelta, el sexto ya no estaba. Al principio pensó que sería alguna de sus rabietas: el sexto no soportaba que el quinto hablara tanto con el cuarto y que le diera la espalda. Sin embargo, cuando vio que no volvía a casa, el quinto empezó a preocuparse.

sexto

Un par de días después, alguien dio la alerta en un colegio del condado de Nombrumberland. Al parecer, cuando los niños llegaron al colegio, todo estaba hecho un desastre: las puertas estaban abiertas, las ventanas rotas y lo peor de todo, la biblioteca del colegio había sufrido daños irreparables: todos los libros habían sido manipulados y ya no quedaban más que las imágenes. ¿A dónde habían ido los textos?

textos

Las noticias llegaron a oídos del rey Lexualdo, que no se hacía a la idea de que, tras la enfermedad de la desgeneración (Sobre cómo Lexualdo dio la orden de poner orden en el género), tuviera que hacer frente a problemas aún peores. Un día pidió audiencia el embajador de las Tierras del Norte. Después de mostrar sus respetos al rey, le pidió ayuda en nombre de sus señores para encontrar a las palabras desaparecidas.

Se busca palabras copy

Lexualdo dio su palabra de hacer cuanto estuviera en su mano. Mandó investigar qué relación podía haber entre las víctima y cuáles eran las intenciones del secuestrador. Los policías reales removieron cielo y tierra para encontrar pistas pero no consiguieron averiguar nada. Hasta que un día el rey Lexualdo recibió una carta que decía lo siguiente:

adivinanza

El rey leyó varias veces la adivinanza. Reflexionó unos minutos y gritó:

-¡LA UVA!

-¿La uva, mi señor? ¿Qué queréis decir? ¿Queréis uvas para cenar?- dijo uno de sus consejeros.

-¡No! La adivinanza. La respuesta es la uva.

colourful grapes

Todos aclamaron súbitamente la inteligencia del rey, aunque no entendían por qué Lexualdo estaba tan contento. Sin embargo, el rey había descubierto algo más. Supo de inmediato que la adivinanza escondía una revelación, un mensaje oculto: la U.V.A era la Unión de Voluntarios Antiparonímicos. ¡Ja! ¡Otra vez ellos! El rey ya conocía a este grupo de rebeldes. Hace un par de años, el conde Casimiro, la duquesa Inés Perada, la archiduquesa Elena Morado y su marido Aldo Micilio llegaron a la Corte para pedir la detención de las palabras parónimas y todo ello debido a que en sus respectivos territorios la gente solía burlarse de ellos llamándolos Inesperada, El enamorado, Al domicilio y Casi Miro. Y todo el mundo sabe que cuando el pueblo te llama por otro nombre, ya has perdido tu credibilidad.

rey avergonzado

Pero, ¿quién había enviado este mensaje? «Se pasa, se pisa, se pesa, se posa. Cuatro verbos casi idénticos. Sólo una vocal cambia», reflexionaba Lexualdo a la hora de comer, a la hora de la siesta, antes de acostarse. Hasta que un día, encontró la respuesta:

-¡Las víctimas! ¡Las víctimas han enviado el mensaje!

De inmediato, pidió la lista de desaparecidos y supo qué tenía que hacer:

-¡Comisarios! Busquen al cesto, a testo, a la confección, a la compresión, a la lesión, a la proposición, a contesto, a causal, al extirpe, a absorber y a la adicción. Recorran todo el reino de Lexilandia si es necesario.

No fue muy difícil encontrar estas palabras. El cesto fue encontrado en el mercado. Se había llenado de manzanas y de otras frutas, entre las cuales se veía la cabecita del sexto que a duras penas podía respirar.

cesto de manzanas sexto

A testo lo encontraron en la biblioteca del conde Casimiro, testando cada uno de los textos y torturándolos hasta que se desintegraban por completo. Algunos, viéndose al borde de la muerte, pedían testar el testamento.

Testamentotextos

A la confección la pillaron con las manos en la masa. Estaba confeccionando un vestido para la confesión. De este modo, jamás la reconocerían. ¡Buena estrategia! Más tarde, la confesión confesaría que, a pesar del miedo que sintió durante el secuestro, la confección la trató muy bien. Además, la confesión pensaba que el disfraz que la confección le había confeccionado le quedaba estupendamente.

Confecciónconfesión

 

La lesión había golpeado a la lección durante horas, causándole numerosas heridas y una lesión en la rodilla izquierda de la que nunca se llegaría a recuperar. Lección aprendió la lección más importante de su vida: nunca confíes en la gente extraña, aunque te digan que han tenido un accidente y se han lesionado el pie y necesitan ayuda. ¡Nunca más!

lesionlección

La preposición estaba harta de sólo poder quedarse con los grupos nominales. Ella quería ser como la proposición, que se atiborraba de sujetos y predicados y todo lo que estos tenían dentro. Por eso, cuando la archiduquesa Elena Morado vino a su casa a proponerle el secuestro de la proposición, la preposición accedió sin un atisbo de duda.

preposiciones

proposición

 

 

Aunque el reino de Lexualdo siempre fue conocido por su libertad de expresión, el rey se vio obligado a disolver a la U.V.A. Se enfrentó al conde Casimiro, a la condesa Inés Perada, a la archiduquesa Elena Morado y a su marido Aldo Micilio. Les recordó que debían respetar la diversidad: aunque las palabras se parezcan, causal no es igual que casual, extirpe no puede confundirse con estirpe, ni adicción con adición.

-Cada palabra tiene su naturaleza, tiene una forma de ser, y aunque se burlen de vosotros llamándoos casi miro, inesperada, el enamorado o al domicilio, recordad que la paronomasia es un derecho de los habitantes de Lexilandia. Es un método creativo que ha originado los mejores refranes y chistes del reino y que ha hecho y sigue haciendo reír a las personas.

Y dirigiéndose al conde Casimiro, le dijo con gracia:

-Conde, tú más que nadie deberías respetar la paronomasia porque todo el mundo sabe que no es lo mismo decir Adiós, Casimiro que Casi miro a Dios.

oso adiosmirar a dios

Al oír las palabras del rey, el conde sintió tanta vergüenza que tuvo que marcharse del palacio entre carcajadas y abucheos, seguidos de la condesa y los archiduques. Y así fue cómo Lexualdo evitó una guerra civil e invitó a comprender la paronomasia y a respetar la naturaleza de las palabras.

Fin

¿Y tú? ¿Sabes cuál es la diferencia entre estirpe y extirpe, causal y casual, adicción y adición? ¿Conoces más ejemplos de paronomasia? Manda tus respuesta a De Boca en Boca. Mientras tanto, te daré un consejo:

Cuando cuentes cuentos

cuenta cuántos cuentos cuentas,

porque si no cuentas cuántos cuentos cuentas,

nunca sabrás cuántos cuentos cuentas tú.

 

Clara

Evitando errores comunes (III): ¿Qué es el acento diacrítico? Definición e influencia en las palabras monosílabas

Una de las curiosidades que hace especial a la lengua española es el acento diacrítico. El acento diacrítico es aquel que nos permite diferenciar dos palabras que se escriben igual pero tienen distinto significado. En español, es habitual que aparezca en palabras monosílabas, las cuales, cómo muchos sabréis, no suelen acentuarse. Por otra parte, dentro del territorio español, hay otras lenguas como el gallego o el catalán en las que este acento o tilde también es común.

acento

Ahora os mostraremos las diferencias de significado que provoca el acento diacrítico en algunas palabras monosílabas del español; muchas de ellas de uso muy frecuente:

Si: se trata de una conjunción e introduce una condición. Por ejemplo: Si te portas bien te compraré una chocolatina.

: estamos ante el clásico adverbio afirmativo, podemos verlo en: Sí, me casaré contigo.

Se: es un pronombre personal reflexivo y recíproco. Por ejemplo: Se fue a comprar el pan hace cinco minutos.

: estamos ante la primera persona del singular del verbo saber, véase en: Sé que te gusto, no disimules.

Te: es un pronombre personal átono. Por ejemplo: Te dejo mi coche si después llenas el depósito de gasolina.

: el té es una bebida de origen oriental consumida en todo el mundo. Por ejemplo: Prefiero el té antes que el café porque es más natural.

Tu: es un posesivo y la forma átona de tuyo. Aquí vemos cuando se usa correctamente cada uno:

  • -Tu coche es aquel. X  -Tuyo coche es aquel.
  • – Aquel coche es tuyo. X  -Aquel coche es tu.

: es un pronombre personal de segunda persona. Por ejemplo: Tú sabes cómo tratar a una mujer.

Mi: es un posesivo de primera persona, es decir, indica pertenencia: Mis padres me han dado una buena educación.

: estamos ante un pronombre personal tónico y antes de él siempre va una preposición. En muchas ocasiones se usa junto a para con el fin de dar una opinión:

Para mí, Tupac es el rapero con más repercusión de la historia.

-A mí también me lo parece.

Mas: es una conjunción que tiene el mismo significado que pero, por ejemplo: Me gusta la voz de Lana del Rey mas prefiero la de Florence.

Más: es un adverbio comparativo e indica cantidad: Me gusta más la voz de Florence que la de Lana del Rey.

El: artículo masculino singular. El profesor nunca perdió la esperanza en mí.

Él: es un pronombre personal de tercera persona. Él nunca perdió la esperanza en mí.

De: se trata de una preposición que puede indicar origen, tiempo, materia o modo y va  acompañada de los artículos el, la, los las con mucha frecuencia. A continuación, tenemos algunos ejemplos:

Samir es de Casablanca, una ciudad marroquí famosa por la película del actor Humphrey Bogart.

-De ti depende ir de vacaciones a Australia. Si apruebas todo, tu padre te pagará el viaje.

-La casa de mi tío está hecha de madera y piedra.

-Hoy regresa de los montes Urales.

-Organizó los grupos de la peor de las maneras.

: forma que pertenece al verbo dar. Sé que quieres que te dé el balón pero primero tienes que terminar tu tarea.

Hasta aquí nuestra explicación de cómo el acento diacrítico nos permite diferenciar entre palabras monosílabas que se escriben igual. Desde De Boca en Boca Centre esperamos que os haya sido útil y os proponemos que escribáis un texto cuatro líneas en el que se incluyan al menos la mitad de las palabras que hemos visto.

¡Ánimo estudiantes de español!

Alejandro

 

 

Evitando errores comunes (II): ¿Cómo diferenciar por qué, porque, porqué y por que?

Para muchos, la diferenciación de las palabras por qué, porque, porqué y por que supone un tema olvidado, si tienen un nivel de español aceptable en cuanto a expresión escrita se refiere, pues ya se han escrito innumerables artículos acerca de su uso; sin embargo, nunca está de más recordarlo por si nuestro español está oxidado. Estas palabras, debido a su alta similitud fonética (en ocasiones exactamente igual) son un quebradero de cabeza incluso para algunos hablantes nativos de español. Hoy, en De Boca en Boca Centre, os explicamos sus usos para que no cometáis el error de confundir la escritura y el uso de estas palabras.

Por qué: usamos por qué cuando hacemos preguntas, tanto directas como indirectas. Por ejemplo:

-Julio, ¿por qué nunca me llevas al cine? (interrogativa directa)

-Julio, a veces me pregunto por qué nunca me llevas al cine (interrogativa indirecta)

A1

Porque: usamos porque habitualmente para explicar causas y responder así a las preguntas.

-Julio, ¿por qué nunca me llevas al cine?

Porque no me gustan las películas que hay, son todas malas.

Porqué: el porqué de algo es la causa o la razón que lo motiva.

-Julio, ¿por qué nunca me llevas al cine?

-Porque no me gustan las películas que hay, son todas malas.

-Eso parece una excusa. Deberías tener un porqué mejor que ese.

A2

Por que: es frecuente que entre por y que se encuentre un artículo como veremos en el ejemplo; sin embargo no siempre es necesario ya que no cambia el significado de motivo o razón.

-Julio, ¿por qué nunca me llevas al cine?

-Porque no me gustan las películas que hay, son todas malas.

-Eso parece una excusa. Tienes que tener un porqué mejor que ese.

-No es una excusa Ana, de verdad que esa es la razón por la que nunca te digo de ir al cine.

-Lo siento pero no te creo.

A3

Hasta aquí nuestra explicación del uso de por qué, porque, porqué y por que. Desde De Boca en Boca Centre esperamos que os haya sido de utilidad. Y ahora, ¿te atreves a crear un diálogo usando los todos los usos vistos aquí?

Alejandro

Evitando errores comunes (I): ¿cómo diferenciar el uso de ay, ahí y hay?

En español es muy común que incluso los propios hablantes nativos de esta lengua confundan algunas palabras a la hora de escribirlas por su similitud al ser pronunciadas; esto puede deberse a la falta de lectura o escritura habitual pero no por ello su importancia es menor. Hoy, en De Boca en Boca Centre, os ofrecemos la explicación de las diferencias entre ay, ahí y hay, algo que es sencillo pero básico para escribir correctamente en lengua española.

Comenzamos con el uso de ay: ay es una interjección y normalmente tiene significado de dolor pero también puede usarse cuando te dan un susto o cuando recuerdas algo que habías olvidado. Ay es habitual que se escriba entre signos de exclamación, así: ¡ay! Aquí vemos algunos ejemplos de su uso en diferentes situaciones:

al1

¡Ay! ¡Me han pisado el rabo otra vez!

al2

¡Ay, qué susto! Pensaba que ya no había atún en la nevera…

En cuanto a ahí, estamos ante uno de los adverbios de lugar más empleados. Su pronunciación es muy diferente de la de ay y hay debido al acento que recae sobre la letra i.

al3al 4

Ahí está ese niño que no para de mirarse dentro de los pantalones. ¡Ay qué cochino!

Por último, hay pertenece al verbo haber y es una forma conjugada del mismo. Su uso es frecuente cuando hablamos de cantidades pero en muchas ocasiones va acompañado de que para indicar algo que se debe hacer.

al5

Hay seis botellas: una azul claro, una verde, una amarilla, una roja, una rosa y una azul marino.

al6

No hay comida en la nevera, hay que ir al supermercado.

Hasta aquí la explicación de cómo diferenciar entre ay, ahí y hay. Esperamos que os haya sido de utilidad y hayamos resuelto vuestras dudas. ¿Por qué no escribís unas frases en las que uséis estas palabras y veis si ya las domináis? ¡Ánimo estudiantes de español!

¡Un saludo desde De Boca en Boca Centre y no os olvidéis de recomendarnos a vuestros amig@s!

Alejandro

El uso de la coma

Hace unos días hablamos de El Dios de las pequeñas cosas para conocer los valores y usos del diminutivo. Además del diminutivo, en español, hay cosas pequeñas pero que tienen mucha importancia, como el uso de los signos de puntuación. En este caso vamos a hablar del uso de la coma (,), vamos ver en qué circunstancias se utiliza y también algunos ejemplos para comprobar que aunque es algo muy pequeño y que parece insignificante puede que la ausencia o la presencia de ella o incluso su colocación en otro lugar cambie completamente el significado de una oración.

imagen 1

Antes de empezar, me gustaría señalar que la palabra coma es una palabra polisémica, es decir, que tiene varios significados. En este caso vamos a hablar únicamente de tres significados de coma. (1) Como signo ortográfico (,). (2) Como imperativo de usted→Ejemplo: Coma usted toda la comida del plato. (3) Y como un estado patológico en el que una persona pierde la conciencia y la movilidad.

imagen 2

Ahora ya sí, vamos a hablar de la coma como signo ortográfico que sirve para indicar que se produce una pausa breve dentro de un enunciado.

Te presentamos algunas orientaciones para el uso correcto de la coma (,):

1.- La utilizamos para separar miembros de una enumeración siempre que no estén precedidos por conjunciones como y, e, o, u.

Ejemplos:

  • Es un bar tranquilo, elegante, espacioso y con mucho ambiente.

  • Vinieron todos sus amigos: María, Juan, Pedro y Alberto.

2.- Para separar miembros gramaticales equivalentes dentro de un mismo enunciado, de nuevo siempre que no vayan precedidos de las conjunciones y, e, o, u.

Ejemplo:

  • Le interesan la lengua, los deportes, los temas espirituales y el teatro.

3.- Se utiliza también para separar el vocativo (sirve para invocar, llamar o nombrar, con más o menos énfasis, a una persona o cosa personificada) del resto de la oración.

Ejemplo:

  • María, comete todo el puré.

  • No juguéis aquí al fútbol, niños.

4.- Para encerrar aclaraciones que interrumpen el discurso.

Ejemplos:

  • Vino Julia, la hermana de María Jesús, y se aclaró el problema.

  • Salamanca, que está en la comunidad de Castilla y León, es una de las ciudades con más encanto para mí.

5.- Cuando los enlaces como esto eses decir, o sea, por último, por consiguiente, sin embargo, en tal caso, además, por tanto, en cambio, en primer lugar, colocados al principio de la oración, se separan por una coma. También cuando se encuentran en medio de la oración, se separan por dos comas.

Ejemplos:

  • Por lo tanto, es necesario que estemos todos juntos.

  • Todos los escritores, sin embargo, no utilizan los mismos métodos.

Ahora que ya conocemos los usos principales de la coma (,), te presentamos unos ejemplos para que veas la importancia de la misma:

imagen 3

Ahora te proponemos unos sencillos ejercicios a modo de juego muy interesantes sobre el uso de la coma. Coloca la coma donde creas necesario.

1)imagen 4

2)    Si el hombre supiera realmente el valor que tiene la mujer andaría en cuatro patas en su búsqueda.

 

 

¡Recuerda! Las comas salvan vidas.

Vamos a comer, niños.

imagen 5

Vamos a comer niños.

imagen 6

Nota: En el ejercicio 2) hay dos soluciones posibles y, seguramente, si eres hombre colocarás la coma en un sitio y si eres mujer en otro.

¿Cuál ha sido tu primera elección?

Marta