Tag Archives: etimología

Los días de la semana

La mitología clásica ha dejado una gran huella tanto en el español como en otras lenguas heredadas del latín y el griego.

54

Una muestra de ello son los nombres de los planetas, que los romanos utilizaron para dar nombre a los días de la semana, al menos de lunes a viernes:

Lunes: Día de la luna (Latín: Lunae dies)

Martes: Día de Marte (en la mitología griega, Ares), el dios de la guerra  (Latín: Martis dies)

Miércoles: Día de Mercurio (en la mitología griega, Hermes), el dios mensajero (Latín: Mercurii dies)

Jueves: Día de Júpiter (en la mitología griega, Zeus), el dios más importante (Latín: Iovis dies)

Viernes: Día de Venus (en la mitología griega, Afrodita), la diosa del amor (Latín: Veneris dies)

Como vemos, en la evolución del latín hasta nuestros días, perdimos la primera parte de la palabra dies (en español día). Por eso los días de la semana en español acaban en s:

Lunae (di)es > Lunes

En otras lenguas como el italiano y el francés, fue al revés; perdieron la segunda parte de la palabra. De esta manera, tenemos:

Francés: lundi, mardi, mercredi, jeudi, vendredi.

Italiano: lune, marte, mercole, giove, vener.

En las lenguas germánicas, la mitología también está presente en los días de la semana, pero, esta vez, no es la mitología clásica sino la mitología nórdica:

Monday (inglés)/ Montag (alemán): Día de la luna

Tuesday (inglés)/ Dienstag (alemán): Día de Tyr, el dios de la guerra.

Wednesday (inglés)/ Wodenstag (alemán antiguo; actualmente mittwoch): Día de Woden (también conocido como Odín), el dios más importante.

Thursday (inglés)/ Donnerstag (alemán): Día de Thor, el dios del trueno.

Friday (inglés)/ Freitag (alemán): Día de Freya, la diosa del amor.

¿Y, qué ocurre con el fin de semana?

En las lenguas germánicas, el domingo es el día del sol: Sunday (inglés) y Sonntag (alemán). En español, sin embargo, es el día del señor (latín: dominicus), el día de Dios.

De aquí procede el nombre de la República Dominicana, descubierta por Cristóbal Colón el 5 de diciembre de 1492, domingo. Uno de los primeros asentamientos en la isla fue precisamente el de la orden de los frailes dominicos, fundada por Santo Domingo de Gúzman. La capital de la República Dominicana recibe el nombre de Santo Domingo en honor a él.

El sábado procede del shabat judío, el día de descanso. ¿Entiendes ahora lo que significa tomarse un año sabático? Efectivamente, tomarse un año sabático es pasar un año sin trabajar o estudiar, donde lo más importante es descansar y disfrutar de la vida.

Los ingleses prefieren utilizar al dios Saturno (Cronos, en la mitología griega), el dios del tiempo: Saturday. Cronos da nombre a palabras como cronómetro, cronología o sincronizar. ¿Eres capaz de adivinar lo que significan? Todas están relacionadas con el tiempo.

En el siguiente cuadro del famoso pintor español Goya, podemos ver cómo Cronos, el dios del tiempo, devora a sus hijos, los días; una metáfora de cómo pasa el tiempo.

Cronos_Goya

¿Cómo se dicen los días de la semana en tu idioma? ¿Cuál es tu día favorito? ¿Por qué? ¡Compártelo con nosotros!

Laura

Cuéntame un cuento

Aunque parezca lo contrario, los cuentos siguen teniendo mucha importancia en nuestra cultura. A través de ellos transmitimos mensajes de la comunidad cultural donde vivimos. Seguro que cuando eras pequeño, tus padres te contaban un cuento antes de dormir, ¿verdad?

cune

El momento de ir a dormir está muy relacionado con el cuento. A través de los cuentos, los niños entran en un mundo de fantasía que aleja las pesadillas de su mente. Hemos encontrado, sin embargo, otro vínculo que relaciona el cuento con el acto de dormir. ¿Quieres saberlo?

La palabra cuento procede del latín computum, que significa cálculo. ¿Qué hacemos cuando calculamos? Contamos los números para realizar diferentes operaciones (sumas, restas, divisiones, multiplicaciones, etc). Así, la palabra cuento en su origen estaba relacionada con el contar numérico, y con el paso del tiempo, adquirió un nuevo valor: contar cosas, sucesos, acontecimientos, y se formó el cuento, es decir, el conjunto de sucesos.

Contar números

contar

Contar cuentos

conta2

Pero, ¿qué relación tiene con el acto de dormir? Pues, vamos a averiguarlo en siglo XI. En este siglo vivió un judío español llamado Mosé Sefardí que escribió un libro de cuentos y fábulas. Veamos uno de sus cuentos:

Érase una vez un rey que tenía un narrador en la corte. Éste solía contarle cada noche cinco historias. Una noche, el rey no podía dormirse y pidió escuchar algunos cuentos más. Él le contó tres cuentos más, pero breves. El rey pidió otros, pero el narrador se negó: ya le había contado muchos cuentos y estaba muy cansado.

-Me has contado muchos cuentos, pero todos ellos muy breves –dijo el rey-. Quiero uno que tenga muchas palabras y entonces te dejaré ir a dormir.

El narrador aceptó y comenzó así:

-Un señor de un pueblo, que poseía mil monedas, fue a una feria donde compró mil ovejas. Mientras volvía, llovió muchísimo y se produjo una inundación. El señor estaba muy preocupado porque tenía que cruzar un río con sus ovejas y no había puente. Encontró, finalmente, un pequeño barco en el que sólo cabían dos ovejas y él. Obligado por la necesidad, puso dos ovejas y y cruzó el río.

Al llegar a este punto, el narrador se durmió. Sin embargo, el rey lo despertó y le ordenó que terminara el cuento.

-El río es muy ancho, el barco muy pequeño y ¡el señor tenía mil ovejas! –argumentó el narrador-. Deja que cruce todas las ovejas. Cuando él termine, proseguiré esta historia que he comenzado.

En este cuento, no sólo se cuentan cosas, también ovejas. Además, en español tenemos una expresión relacionada con este cuento que es contar ovejas. Cuando estás metido en la cama y no puedes dormir, se dice que si cuentas ovejas conseguirás dormirte. ¡El mismo sistema que tenía el narrador del rey para conseguir engañarle y dormir un poco más! ¿Lo has entendido?

conta3

¿Existe en tu lengua alguna expresión como contar ovejas? En español tenemos muchas expresiones con nombre de animales (Expresiones idiomáticas con animales), entre ellas dos con la palabra «oveja» que usamos frecuentemente en el habla cotidiana:

Ser la oveja negra: decimos esta expresión para referirnos a una persona que es muy diferente con respecto a un grupo o a su familia. Por ejemplo, en la familia Martínez, todos son muy alegres, salvo el hijo menor, Daniel, que siempre está triste. Daniel es la oveja negra de la familia. Y, ¿por qué el color negro? Porque normalmente las ovejas son de color blanco.

Cada oveja con su pareja: este refrán significa que debemos relacionarnos con las personas que son iguales a nosotros o que tengan nuestros mismos gustos.

Y, ¿qué obtenemos del verbo contar y el sustantivo cuento? Encontramos expresiones como…

¿Qué te cuentas?: en el registro coloquial, saludamos a alguien que no hemos visto desde hace mucho tiempo con esta expresión, para que nos cuenten qué han hecho desde la última vez que lo vimos.

Hola, Javi. ¡Qué de tiempo sin verte! ¿Qué te cuentas?

-Hola, Ana. Pues he viajado tres meses por diferentes países de Sudamérica.

¡No me vengas con cuentos!: cuando discutimos con alguien, decimos esta frase para expresar que los argumentos de la otra persona son poco convincentes y, en ocasiones, irreales, como los cuentos.

Tú siempre has tenido más dinero porque papá te lo daba.

-¡No me vengas con cuentos! Si he tenido más dinero que tú ha sido gracias a mis esfuerzos.

Del mismo modo encontramos la palabra cuento combinada con otras palabras, formando colocaciones (Las colocaciones léxicas) como las siguientes:

Un cuento chino: también en el registro coloquial, cuando queremos decir que lo que se cuenta es mentira, decimos ¡Eso es un cuento chino!. Pero no se trata de cualquier mentira, sino de una mentira muy trabajada, disimulada, ingeniosa. En cierta manera, la palabra «cuento» está vinculada a una historia ficticia (pensemos en los cuentos de hadas, por ejemplo).

-¿Has oído hablar de las pastillas para adelgazar?

-Sí, pero es un cuento chino. No sirven para nada.

Venir a cuento: significa que algo tiene relación con el tema que se está hablando.

Ahora hablamos de cocina. Tu comentario sobre informática no viene a cuento.

Vivir del cuento: decimos que alguien vive del cuento cuando vive gracias a los demás y no gracias a sus propias acciones. Esta expresión tiene su origen en los juglares medievales que se ganaban la vida contando historias y cuentos en las plazas de las ciudades.

Su marido no trabajó en nada. Vivía del cuento mientras que su mujer llevaba todo el dinero a casa.

¿Veis la importancia que tienen todavía los cuentos en nuestra vida? Por cierto, antes de despedirme os cuento una última cosa: un cuento y una cuenta no son la misma cosa. El cuento, como sabéis, es una historia con personajes y la cuenta es una operación matemática con números (sí, la que pedís después de comer tapas en España a la hora de pagar. «Camarero, ¡la cuenta!»).

Las cuentas se hacen

cont3

o se piden.

cont4

También podemos abrir cuentas en facebook y en twitter, y si tienes dinero, en los bancos.

Los cuentos, sin embargo, se cuentan.

cont5

Y colorín, colorado, este cuento se ha acabado.

Clara

P.D. Ah, por cierto, te dejo una canción que viene a cuento.

Los días de la semana

La mitología clásica ha dejado una gran huella tanto en el español como en otras lenguas heredadas del latín y el griego.

54

Una muestra de ello son los nombres de los planetas, que los romanos utilizaron para dar nombre a los días de la semana, al menos de lunes a viernes:

Lunes: Día de la luna (Latín: Lunae dies)

Martes: Día de Marte (en la mitología griega, Ares), el dios de la guerra  (Latín: Martis dies)

Miércoles: Día de Mercurio (en la mitología griega, Hermes), el dios mensajero (Latín: Mercurii dies)

Jueves: Día de Júpiter (en la mitología griega, Zeus), el dios más importante (Latín: Iovis dies)

Viernes: Día de Venus (en la mitología griega, Afrodita), la diosa del amor (Latín: Veneris dies)

Como vemos, en la evolución del latín hasta nuestros días, perdimos la primera parte de la palabra dies (en español día). Por eso los días de la semana en español acaban en s:

Lunae (di)es > Lunes

En otras lenguas como el italiano y el francés, fue al revés; perdieron la segunda parte de la palabra. De esta manera, tenemos:

Francés: lundi, mardi, mercredi, jeudi, vendredi.

Italiano: lune, marte, mercole, giove, vener.

En las lenguas germánicas, la mitología también está presente en los días de la semana, pero, esta vez, no es la mitología clásica sino la mitología nórdica:

Monday (inglés)/ Montag (alemán): Día de la luna

Tuesday (inglés)/ Dienstag (alemán): Día de Tyr, el dios de la guerra.

Wednesday (inglés)/ Wodenstag (alemán antiguo; actualmente mittwoch): Día de Woden (también conocido como Odín), el dios más importante.

Thursday (inglés)/ Donnerstag (alemán): Día de Thor, el dios del trueno.

Friday (inglés)/ Freitag (alemán): Día de Freya, la diosa del amor.

¿Y, qué ocurre con el fin de semana?

En las lenguas germánicas, el domingo es el día del sol: Sunday (inglés) y Sonntag (alemán). En español, sin embargo, es el día del señor (latín: dominicus), el día de Dios.

De aquí procede el nombre de la República Dominicana, descubierta por Cristóbal Colón el 5 de diciembre de 1492, domingo. Uno de los primeros asentamientos en la isla fue precisamente el de la orden de los frailes dominicos, fundada por Santo Domingo de Gúzman. La capital de la República Dominicana recibe el nombre de Santo Domingo en honor a él.

El sábado procede del shabat judío, el día de descanso. ¿Entiendes ahora lo que significa tomarse un año sabático? Efectivamente, tomarse un año sabático es pasar un año sin trabajar o estudiar, donde lo más importante es descansar y disfrutar de la vida.

Los ingleses prefieren utilizar al dios Saturno (Cronos, en la mitología griega), el dios del tiempo: Saturday. Cronos da nombre a palabras como cronómetro, cronología o sincronizar. ¿Eres capaz de adivinar lo que significan? Todas están relacionadas con el tiempo.

En el siguiente cuadro del famoso pintor español Goya, podemos ver cómo Cronos, el dios del tiempo, devora a sus hijos, los días; una metáfora de cómo pasa el tiempo.

Cronos_Goya

¿Cómo se dicen los días de la semana en tu idioma? ¿Cuál es tu día favorito? ¿Por qué? ¡Compártelo con nosotros!

Laura

¿«Recuerdas» o «aprendes de memoria»?

El verbo recordar está formado por el prefijo re- y el sustantivo latino cordis. El prefijo re- se utiliza en español con el sentido de repetición. De esta manera, reescribimos cuando borramos algo que hemos escrito y lo volvemos a escribir de otro modo, releemos cuando volvemos a leer algo que ya habíamos leído y repasamos antes de un examen cuando volvemos a pasar la mirada por los apuntes.

En latín, cordis significaba corazón. Actualmente, conservamos esta palabra en expresiones como un saludo cordial, es decir, un saludo desde nuestro corazón.
Como podéis ver, el verdadero significado de recordar es pasar dos veces por el corazón. Recordamos algo cuando deja huella en nuestro corazón, cuando es significativo para nosotros. ¡Qué bonito! ¿Verdad?
Es curioso que uno de los equivalentes de este verbo en inglés sea remind, es decir, pasar dos veces por la mente. ¿Somos los españoles más románticos que los ingleses?
Aunque los ingleses tengan fama de ser más reservados con sus sentimientos, ellos también tienen expresiones en las que dan gran importancia al corazón. Una de ellas es learn by heart (en francés, apprendre par coeur).
En este caso, somos los españoles los que damos más importancia a la cabeza que al corazón. En español, aprendemos de memoria; en inglés y en francés aprenden de corazón. ¡Curioso! ¿verdad?
¿Y, vosotros, qué creéis? ¿Es mejor guardar las cosas en la mente o en el corazón? ¿Cómo creéis que se aprende mejor?

FOTO BLOG

Muchas veces en la vida dudamos entre hacer caso a lo que dice nuestra cabeza o a lo que dice nuestro corazón. ¿Qué creéis que es más acertado? ¿Debemos actuar siguiendo lo que dice nuestro corazón o reflexionar y hacer lo que nuestra cabeza considera más conveniente?

Saludos cordiales

Laura