Category Archives: vocabulario

Damos clase sin dar miedo, dando mucha información

cómo sustituir las colocianos con el verbi dar

El otro día hablamos sobre las colocaciones léxicas. Dijimos que son una combinación de palabras o unidades léxicas donde una selecciona a la otra.

Existe un tipo de colocación en la cual un sustantivo selecciona a un verbo, por ejemplo:

  • Se han registrado cinco mil incendios en California en 2014 

fuego

 

 

 

noticia completa

donde el sustantivo incendios “selecciona” al verbo registrar, que es lo que solemos hacer con los incendios, además de producirlos, apagarlos o extinguirlos.

Veamos más ejemplos sacados de titulares y fragmentos de periódicos:

  • El colectivo Mahore prestará apoyo a los escolares de Pájara noticia completa
  • Las diez palabras más usadas por las personas que no inspiran confianza noticia completa
  • “Resulta muy sospechoso que en pleno siglo XXI el Consell aduzca razones técnicas para esconder la información”, declaró Blanco ayer. noticia completa
  • Space Lab concederá la oportunidad a dos equipos de que su experimento se lleve a cabo y que YouTube lo difunda por Internet. noticia completa
  • El Ministerio de Agricultura (MAPA) dictará una orden sobre algodón noticia completa
  • Muere electrocutado un profesor mientras impartía clase en un pueblo de Cádiz noticia completa
  • María Lara aportó datos históricos a la leyenda de las Brujas de Pareja noticia completa
  • La periodista vertió su opinión crítica en algunas de sus columnas y foros de debate. noticia completa
  • La CIA intensificará sus operaciones en Siria y suministrará información de inteligencia a los rebeldes sirios noticia completa
  • “Solidaridad”, ha dicho el papa, es una palabra que infunde miedo al mundo desarrollado. noticia completa
  • Kim ‘Dotcom’ dice que la policía le pegó patadas durante su detención. noticia completa
  • El hombre que propinó una paliza a su madre recibirá una cura ´anti-alcohol´ noticia completa

En estos enunciados, los sustantivos paliza, miedo, información, orden, apoyo y confianza “seleccionan” a los verbos propinar, infundir, suministrar, dictar, prestar e inspirar. Es decir, con esos sustantivos se utilizan esos verbos.

La mayoría de estos verbos que hemos marcado en las noticias tienen en común que pertenecen al registro formal y técnico y son empledos en escritos formales como los medios de comunicación y documentos técnicos.

También, tienen en común que no son “seleccionados” o utilizados por muchos sustantivos, al contrario que ocurre con otros verbos como hacer, tener, haber, poner, dar y decir que actúan como “comodines” en el registro coloquial y se utilizan con muchos sustantivos.

Lo último que tienen en común, y lo que más nos interesa de este grupo de verbos extraídos de las noticias, es que todos pueden ser sustituidos por dar cuando utilizamos un registro coloquial. De este modo, la siguiente carta es correcta utilizando dar o cualquiera de los otro verbos en cada uno de los casos marcados. De hecho, lo más normal sería que en la mayoría de los casos se utilizara el verbo dar, ya que una carta a un amigo es un texto informal.

Estimado Mario:

Sé que estás muy ocupado con el traslado a la oficina de Singapur y que los primeros días en un país nuevo son difíciles pero tengo que darte una mala noticia: la semana pasada, Juan, el vecino del 52, propinar paliza le propinó / dio una paliza a tu perro. Yo no le vi cuando pegar patada perro  le pegó / dio las patadas a Toby pero sé que fue él porque desde el día que Toby volvió sangrando, perro asustado le infunde / da mucho miedo pasar por delante de su jardín. Además fuí a ver a María, la vecina que siempre está sentada en la puerta de su casa, a ver si me podíasuministrar información suministrar / dar algún tipo de información y esto fue lo que me dijo: “Yo, la verdad es que no he visto nada pero si quieres que te verter opiniónvierta / dé mi opinión, estoy segura de que ha sido Juan. Te voy a dar datos aportar / dar un dato: Hace dos años, Ana la vecina profesora, le acusó de matar a su gato cuando ella estaba en el instituto impartir clase impartiendo / dando clase. No había pruebas concluyentes así que el juez no pudó juez dictar / dar la orden de detenerlo. “

En mi opinión, se le podría explicateconceder / dar la oportunidad de explicarse, quizá pueda interrogatorio_final aducir / dar alguna razón que le justifique. Pero de todas formas no es alguien no inspirar confianza que inspire / dé mucha confianza, así que si decides acudir

directamente a la policía, cuenta con que te apoyo prestaré / daré mi apoyo con la declaración.

Así, resulta muy útil aprender estos verbos que hemos llamado “comodines”, ya que su estudio es muy rentable (un verbo para muchos sustantivos) y además, desarrollaremos una mayor fluidez a la hora de hablar en nuestras conversaciones cotidianas y coloquiales con hablantes nativos.

Texto: Roberto

Infografía: Clara

Expresiones coloquiales con luz

Metáforas de luz

¿Alguna vez te has parado a pensar lo importante que es el sol en nuestra vida? Sin él, no existirían ahora mismo ni el planeta Tierra ni los seres humanos.  Así lo entendían nuestros antepasados, que solían venerar a dioses solares y realizar rituales dedicados al culto de la luz y el sol.

Apolo

  Apolo (mitología griega)

Surya                                                                     Surya (mitología hindú) Quetzalcóatl                                                    Quetzalcóatl (mitología mesoamericana)

La luz siempre aparece en nuestra cultura como lo opuesto a la oscuridad. Además, suele considerarse positiva frente a la oscuridad, que solemos ver como algo negativo. ¿Sabes por qué?

Con la llegada de la primavera, el frío invernal se marcha y deja paso al calor, al florecimiento de las flores y a los cultivos, a más horas de sol. Las nubes que cubren el cielo se alejan y un gran sol ilumina nuestro cielo. Por ello, muchas culturas concebían el sol como el nacimiento de la vida.

nacimiento del sol

De hecho, la navidad coincide con las fiestas paganas dedicadas al solsticio de invierno, que celebran el nacimiento del sol. Hasta el 21/23 de diciembre los días han ido haciéndose cada vez más cortos, el sol ha perdido fuerza en favor de la oscuridad. A partir del 24 de diciembre, el día se va alargando poco a poco, ganándole terreno a la noche. La navidad es para otras culturas el triunfo de la luz sobre la oscuridad.

¿Entiendes ahora por qué la luz y el sol son tan valiosos para el ser humano? Sí, ¿verdad? Esta oposición entre la luz y la oscuridad se mantuvo tan firmemente que acabó por incorporarse al lenguaje. En nuestro día a día utilizamos expresiones donde la luz y la claridad entran en juego para luchar contra la oscuridad (como ocurría en el solsticio de invierno).

Noche luna

Estas expresiones aparecen en la lengua a través de la metáfora. Siempre nos han dicho que es un recurso literario que sirve para embellecer el discurso. Sin embargo, las metáforas forman parte de nosotros más de lo que crees; se encuentran en nuestro modo de comprender el mundo y cuando hablamos de él. Cuando describimos algo a alguien, nos viene una imagen a la cabeza. ¿Y si en lugar de describir ofrecemos directamente la imagen que tenemos en la cabeza? Si decimos la expresión El amor es un viaje evocamos en la mente de la persona que nos escucha las diferentes etapas del amor, los años compartidos con la persona amada, los diferentes acontecimientos que tienen lugar cuando pasas tu vida con otra persona. La metáfora es un modo rápido y eficaz de describir algo a través de una imagen.

Metáfora                                                          ¿Ves la metáfora en esta imagen?

Pero, ¡nuestro tema era la luz y la oscuridad! En español encontramos un gran número de metáforas relacionadas con la luz, más incluso que con la oscuridad:

  • Brillar con luz propia: decimos que una persona brilla con luz propia cuando destaca positivamente sobre el resto de las personas. Imagina a una persona que admiras o que te gusta. La persona queda destacada sobre las demás gracias a una luz (metafórica) que la envuelve.

Me enamoré de ella el primer día que la vi. Estábamos en una reunión de trabajo. Yo no la conocía, pero la vi hablando con mi jefe y unos compañeros. Brillaba con luz propia.

  • Dar a luz: esta expresión es sinónima de parir (to give birth) e incluso aconsejable en un registro formal de lengua. El bebé está en la oscuridad del vientre de la madre hasta el momento de nacer, cuando ve por primera vez la luz del sol.

      Ana dio a luz ayer a sus gemelos.

  • Sacar a la luz: utilizamos esta expresión cuando hacemos público algo que estaba oculto. La luz se convierte en el modo de averiguar la verdad.

      Después de tantos años viviendo juntos, sacaron a la luz todos los secretos que habían guardado.

  • Ver la luz al final del túnel: empleamos esta expresión cuando comenzamos a ver la solución a un problema. Imagina por un momento que caminas por un túnel muy oscuro del que quieres salir. De repente, ves la luz al final: has encontrado la puerta de salida. ¡Has encontrado la solución!

      El presidente de España señala que la crisis es cada vez menor y que puede verse luz al final del túnel.

  • Arrojar luz a algo: cuando arrojamos luz a algo ofrecemos una aclaración. Si entras en una habitación que está oscura, lo primero que harás es encender la luz para ver mejor, ¿verdad? Cuando arrojamos luz sobre un tema, aclaramos las cosas para verlas mejor.

      El testimonio de la esposa arrojó un poco de luz en los hechos.

¿Existen expresiones parecidas en tu lengua? ¿La luz y el sol son positivas? ¿Sabes? Yo vengo de una zona de Andalucía donde los niños temen a la madre del sol. Por eso, en las horas fuertes de calor (durante la siesta), los niños se quedan en casa porque la madre del sol, que es más poderosa incluso que él,  baja a la tierra para comerse a los niños que juegan por la calle. Así que… ¡cuidado con el sol y su madre!

madre del sol

Texto: Clara

Infografía: Clara

Hacemos muchas preguntas para no hacer errores en el examen.

En una entrada anterior vimos como las colaciones léxicas son una combinación de palabras que suelen aparecer juntas y donde una palabra selecciona a la otra.

En otra entrada (Damos clase sin dar miedo, dando mucha información), dijimos que existe un tipo de colocación en la cual un sustantivo selecciona a un verbo y que existen una serie de verbos verbos como hacer, tener, haber, poner, dar y decir que actúan como “comodines” en el registro coloquial y se utilizan con muchos sustantivos. Hoy queremos ver algunos verbos que pueden sustituirse por hacer en un registro coloquial.

colocaciones hacer

Veamos las colocaciones en un registro formal:

  • ¿Quieres saber dónde se rodó la película Ocho apellidos vascos? noticia completa
  • En la rendición de cuentas del 2014 realizada por el alcalde Mauricio Rodas en el Museo de la Ciudad, la ciudadanía formuló 41 preguntas en torno al eje social. noticia completa
  • Wyoming: “Tenemos que recordar que el crimen de León lo perpetró una militante del PP” noticia completa
  • Tras el descanso, Uruguay salió otra vez con la intención de volver a dominar, pero se vio ayudado por Pantsil que cometió una falta al borde del área perfecta para Forlán. noticia completa
  • ‘Los Simpson’ rindieron homenaje a ‘Charlie Hebdo’ con Maggie a la bandera. noticia completa
  • La entrega se realizó en la sede vecinal del barrio Perito Moreno, donde posteriormente se cumplimentó la instancia de otro programa  denominado “La Municipalidad en tu barrio”  noticia completa

Todos los verbos marcados en negrita, son verbos de vocabulario técnico o formal; así, por ejemplo, si quieres hacer una petición al decanato de la facultad y vas a secretaría, lo normal es que quien te atienda te diga «tiene que cumplimentar esta instancia» pero si luego estás en la cafetería con tus amigos, es más probable que les digas «tengo que hacer una instancia».

Entonces, podemos usar el verbo «hacer» con los sustantivos «película»,  «pregunta»,  «crimen», «falta»,  «homenaje» e «instancia» y con muchos más pero sólo en un registro coloquial.  Cuando usemos un registro más formal, es conveniente que usemos los otros verbos más específicos.

En el siguiente texto no es conveniente utilizar el verbo «hacer» ya que se trata de un noticia y por tanto, de un texto formal.

La pelicula Romeo y Julieta está considerada como la peor adaptación cinematográfica

que se ha hecho de una obra de Shakespeare. En la rueda de prensa que se celebró después del estreno, un periodista formular pregunta le formulóhizo la siguiente pregunta al director: «¿No cree que con esta pelicula  crimen ha perpetrado / ha hecho un crimen contra la memoria de Shakespeare?»  A lo que el director contestó irónicamente: «Cuando rodar pelicula rodabahacía la película solo pensaba en homenaje rendirhacer un homenaje al escritor y si usted piensa que falta he cometidohe hecho alguna falta, por favor no dude en instanciacumplimentarhacer una instancia y denunciarme en el juzgado más próximo». 

El PERIÓDICO IMAGINARIO 15/04/2015

Lo más importante que debemos aprender de todo esto es que existen un tipo de colocación léxica donde el sustantivo selecciona al verbo, en esos casos conviene que cuando aprendamos el sustantivo, tratemos de aprender al mismo tiempo el verbo que lo acompaña, por ejemplo los homenajes se rinden, los crímenes se perpetran las faltas se cometen.

¡Hasta la próxima!

Infografía: Clara

Texto: Roberto

Algunas palabras compuestas curiosas

Hoy en De Boca en Boca Centre, vamos a hablar de palabras compuestas, es decir, de palabras formadas a su vez por dos o más palabras. Los ejemplos más típicos son paraguas (parar + aguas), abrelatas (abrir + latas) o sacapuntas (sacar + puntas).

En la entrada de hoy, no vamos a hablar de palabras formadas tan solo por dos unidades, sino que vamos a indagar un poco más en la lengua española y a descubrir secuencias de palabras que han acabado constituyendo interesantísimas palabras. Aunque estas puedan parecer extrañas a primera vista, lo cierto es que son muy frecuentes entre los hablantes de español, por lo que es necesario conocerlas y aprender a usarlas correctamente en una conversación.

El mundo de los descalificativos contiene algunos ejemplos divertidos de este tipos de palabras, como podemos ver en hazmerreír, sabelotodo y metomentodo.

Un hazmerreír es la persona que te hace reír, es decir, un bufón, una persona ridícula o que hace el rídiculo y que provoca risa a los demás:

      – Ayer en el cumpleaños de Luis lo pasé fatal. Cuando estábamos bailando, se me cayó un         pendiente, me agaché para cogerlo y se me rompió el vestido. ¡Fui el hazmerreír de la               fiesta!

¿Y un sabelotodo? Un sabelotodo es aquel que lo sabe todo o, al menos, el que piensa que lo sabe todo y está constamente corrigiendo a todos los que le rodean.

        – Yo y María estuvimos ayer en la cafetería de la esquina y…
        – No se dice «yo y María»; se dice «María y yo», es una regla de estilo del español.
        – ¿Siempre tienes que corregirme cuando hablo? ¡Eres un sabelotodo!

Por su parte, un metomentodo es la persona que se mete en todo, que se interesa por todos los asuntos y conversaciones y quiere enterarse de todo lo que pasa a su alrededor.

        – ¿Qué ha pasado? ¿De qué estáis hablando? ¿Con quién dice Claudia que se ha                                enfadado?
        – Ay, Nacho… Siempre quieres enterarte de todo ¡Eres un metomentodo!

Dejando a un lado los descalificativos, pasamos a presentar algunos ejemplos de palabras compuestas formados por dos verbos unidos por la conjunción y, como vaivén y quitaipón.

Como podéis deducir, la palabra vaivén procede de los verbos va (ir) y ven (venir). Se denomina vaivén al movimiento repetido hacia adelante y hacia atrás, como, por ejemplo, el que hace una mecedora.

De la misma manera, la palabra quitaipón está formada por los verbos quita (quitar) y pon (poner). Algo es de quitaipón cuando se puede quitar y poner de nuevo. Algunos ejemplos son las uñas artificiales, los piercings  falsos o las capuchas de algunas cazadoras.

        – Me encanta tu piercing ¿Te ha dolido mucho?
        – ¡Qué va! Es de quitaipón. Si me lo ven mis padres, me matan.

Finalmente, pasamos al campo semántico de la comida, en el que encontramos la palabra tentempie ¿La habéis escuchado alguna vez? Se trata de un pequeño aperitivo que nos ayuda a recuperar energía y a «tenernos en pie». Puede ser una fruta, un sandwich, unos canapés o algo para picar.

Para acabar, os presento una de mis palabras compuestas favoritas: porsiacaso. Aunque no se emplea en España, es usada con bastante frecuencia en Venezuela y alguna parte de Argentina. ¿A qué objeto se referirá la secuencia por si acaso? Nada más y nada menos que al pequeño saco o bolsita con provisiones que llevan los niños, y los no tan niños, a las excursiones o viajes «por si caso» tienen hambre. ¿No se os viene a la mente la imagen de vuestra madre o de vuestra abuela llenándoos la mochila mientras repiten te voy a meter esto por si acaso tienes hambre, y esto por si acaso tienes sed, y esto por si acaso tienes frío…?

Esperamos que hayas disfrutado con estas palabras y que las incorpores pronto a tu vocabulario. Si conoces más palabras de este tipo en español o en tu lengua, ¡no lo dudes y compártelas con nosotros!

Laura

¿Me entiendes?

Lo más habitual cuando aprendemos una lengua es que nos encontremos con expresiones o palabras que no conocemos o, incluso, que nos perdamos completamente en el discurso. Sin embargo, esto no les ocurre únicamente a los estudiantes, sino que es muy común que los hablantes nativos se encuentren en la misma situación.  Es por eso que existen una serie de expresiones que sirven para indicar que no hemos entendido algo y para asegurarnos de que nuestro interlocutor nos entiende. A continuación, vamos a ver algunas de las expresiones que utilizamos en situaciones en las que no entendemos bien lo que dice nuestro interlocutor y también algunas para comprobar que lo está entendiendo.

  • No entender ni jota / ni papa

Utilizamos estas expresiones para hacer ver que estamos totalmente perdidos, es decir, que no comprendemos absolutamente nada de lo que quiere decir nuestro interlocutor.

Ej: Ayer asistí a un congreso de biología molecular y no entendí ni jota/ ni papa.

Sinónimos de estas expresiones pero menos coloquiales son: No entender ni palabra o no esterarse de nada.

 

  • Perder el hilo

Significa que hemos dejado de comprender desde un determinado momento.

Ej: ¿Qué le ha pasado al protagonista de la película? Me han llamado por teléfono y he perdido el hilo.


  • Hablar en cristiano

Al utilizar esta expresión estamos pidiendo a nuestro interlocutor que utilice palabras más sencillas que todos puedan entender.

Ej: Juan: El médico ha dicho que María tiene escoleosis e hiperlordosis

Alicia: ¡Venga Juan, háblanos en cristiano!

 

  • -¿Me sigues?

            -Sí, te sigo / No, no te sigo

La primera la usamos para confirmar que nuestro interlocutor comprende lo que dice antes de continuar con la explicación. La respuesta puede ser afirmativa, en tal caso se expresa que se entiende lo que se ha dicho hasta el momento; en caso de ser negativa tendríamos que comenzar con la explicación.

Ej: Andrés: Primero tienes que encender el móvil, a continuación en ajustes tienes que cambiar la fecha y la hora, ¿Me sigues?

Julia: Sí, sí te sigo.

Andrés: Vale pues, una vez ahí, selecciona…

  • Sonar a chino

Esta expresión es muy coloquial y la utilizamos también cuando no entendemos nada de lo que nos están hablando. Esta expresión tiene su origen en la distancia que separa nuestro idioma del chino, con el que ni siquiera comparte el mismo alfabeto.

Ej: Todo lo que dice esa chica me suena a chino, supongo que es porque no sé nada de economía.

 

Esperamos que no pierdas el hilo de las explicaciones de De Boca en Boca Centre y que nos sigas en todas nuestras explicaciones.

Marta

Verbos pronominales y pronombres reflexivos (segunda parte)

Ya habéis tenido la ocasión de leer anteriormente sobre los verbos pronominales, pero este tema es uno de los más  complejos en español y merece más de una entrada en nuestro blog. En esta ocasión, vamos  a ver algunos verbos que cambian de significado dependiendo de si aparecen con el pronombre reflexivo o no.

Si habéis leído Verbos pronominales y pronombres reflexivos ya sabréis que los verbos pronominales son aquellos que están incompletos sin los pronombres metesenosos como ocurre en los casos de arrepentirse, esforzarse, enterarse o atreverse. La diferencia entre los verbos pronominales y verbos como levantar(se), acostar(se), duchar(se) o lavar(se) radica en que estos últimos pueden aparecer sin los pronombres reflexivos sin que haya un cambio de significado. Yo puedo lavarme con agua fría o lavar al perro una vez al mes, pero lavar significa lo mismo. También puedo acostarme tarde o acostar a los niños temprano, pero acostar sigue teniendo el mismo significado. La única diferencia consiste en que a veces sujeto = objeto y otras veces sujeto ≠ objeto.

Sin embargo, existen otros verbos que pueden aparecer con pronombre en algunas ocasiones y en otras sin pronombre, pero a diferencia de lavar(se), levantar(se) o duchar(se), estos verbos sí cambian de significado por completo. Veamos algunos ejemplos:acuerdo

  •   Los trabajadores y los empresarios acordaron un nuevo convenio. / El jefe no se acordó de darles la paga extra de Navidad a los trabajadores.
  •  He quedado hoy con Marta para tomar un café. / Me he quedado en la cafetería esperando a que Marta viniera pero no ha venido.
  •  ¿Me puedes pasar mi bolso? Está encima de la mesa / Juan se ha pasado con la bebida y está diciendo muchas tonterías.

Como ya habréis podido deducir, acordar equivale a llegar a un acuerdo, mientras que acordarse significa recordar. Quedar es similar a  tener una cita con otra persona mientras que quedarse quiere decir permanecer en un sitio. Pasar un objeto es dárselo a alguien que está más lejos de él mientras que pasarse con la bebida es beber demasiado alcohol.

Os preguntaréis si estos verbos son pronominales o no. La respuesta es sencilla: dependiendo del mensaje que se quiera transmitir nos encontraremos con un verbo pronominal o no. Hay contextos en los que, si no aparece me/te/nos/os/se, el verbo  no estaría completo; en esos casos se trata de un verbo pronominal. La diferencia de significado entre un verbo y otro es total, no es una mera cuestión de quién o qué recibe la acción.

Lo mismo ocurre con verbos como aplicar/aplicarse, empeñar/empeñarse, ocupar/ocuparse, remontar/remontarse, fijar/fijarse o fiar/fiarse. Fíjaos en los siguientes casos, en cada par de oraciones el significado es distinto pero si no aparecen los pronombres reflexivos, algunas están incompletas:

  •   El Banco Central Europeo ha fijado un precio para las transacciones internacionales/ prestamista*¿Has fijado en que Paco está muy triste últimamente? (No está completo)
  •   ¿Me fías cincuenta euros? Te los devuelvo el mes que viene./ * No fío de ese hombre, creo que tiene malas intenciones. (No está completo)
  •   Un grupo de jubilados ha ocupado la primera fila del teatro. / *Yo he ocupado personalmente de resolver el problema con los proveedores.  (No está completo)

 Uno de los aspectos más destacables de estos verbos es que, en su versión pronominal, suelen ir acompañados de preposiciones. Tal es el caso de acordarse de, ocuparse de, empeñarse en, pasarse con, entre otros. Algunos de estos verbos pueden prescindir de la preposición cuando en la oración no aparece ningún complemento (de régimen) como en el caso de fiarse (de) o aplicarse (con).

  • Me he pasado con la comida estas Navidades, he engorado 4 kilos. / Por favor, no comas demasiado, no te pases.
  • Tráeme el ordenador cuando regreses. ¡Acuérdate!/ Acuérdate de traerme el ordenador.

En otras ocasiones, dependiendo de la preposición que se elija, el verbo puede tener un significado u otro.

  • bebedorNo te pases con el alcohol (no bebas demasiado) / Pásate por el bar. (Ve al bar)
  • Me he quedado en casa de mi madre (he estado en casa de mi madre)/ Me he quedado con las llaves de la casa. (He conseguido las llaves de la casa).

Como veis, el significado de algunos verbos puede cambiar mucho dependiendo de si va acompañado de un pronombre reflexivo o no. Para transmitir algunos de los significados de estos verbos, es totalmente necesario que aparezcan los pronombres me, te,se, nos, os, ya que sin ellos estarían incompletos.

Esperamos que esta pequeña aclaración os sea útil para comunicaros y que os haya servido para entender estos verbos. Aun así, si pensáis que el enigma de los verbos y los pronombres reflexivos en español se limita a lo que habéis visto hasta ahora, estáis muy equivocados. Por esta razón, en De Boca en Boca Centre, os prometemos otra nueva entrada con la que seguir descubriendo más sobre este tema.

 Alberto

Verbos pronominales y pronombres reflexivos

Como muchos de vosotros sabéis, la partícula se tiene una gran variedad de funciones en español. Hoy vamos a hablar de dos funciones que muchos confundís en múltiples ocasiones: se como pronombre reflexivo y se como morfema de verbos pronominales. Conviene recordar que cuando hablamos de los pronombres reflexivos y de los verbos pronominales, no nos referimos únicamente a se, sino también a me, te, nos y os, es decir, los pronombres objeto. El objetivo de esta reflexión es evitar que los alumnos de español eliminéis un pronombre cuando este es necesario, o por el contrario,  incluyáis un pronombre cuando no conviene. Estos son algunos ejemplos de este tipo de errores:

               *¿Cuántas veces te bañas a tu perro al mes?

                *Mi marido se viste a los niños antes de ir a trabajar.

                *Nadie ha quejado durante el viaje, el autobús era muy cómodo.

                *Ella arrepiente mucho de lo que te dijo.

Empecemos por hablar de los pronombres reflexivos  me, te, se, nos y os. Muchas personas hablan de verbos reflexivos cuando en realidad estos no existen, lo que sí existen son situaciones comunicativas en las que el sujeto realiza una acción que él o ella misma recibe (sujeto=objeto). Por ejemplo, el verbo duchar no es reflexivo, como en Ayer duché a mi hija en el baño de la ropa, pero en la oración Ayer me duché con agua fría, sí es necesario que aparezca un pronombre reflexivo para indicar que quien hace la acción también la recibe. Pero entonces… ¿por qué hay gente que habla de verbos reflexivos? Porque algunos verbos aparecen más frecuentemente en situaciones comunicativas en las que sujeto=objeto como suele ocurrir con verbos como vestir, bañar, afeitar, emborrachar, etc.

            perro ducha    Me baño una vez a la semana, el resto de días me ducho (yo-yo = reflexivo)/Baño a mi perro una vez al mes. (yo-mi perro ≠ reflexivo)

                Me afeito todos los días antes de ir al trabajo. (yo-yo = reflexivo)/Mi padre afeita a mi abuelo porque él ya no puede hacerlo solo. (mi padre-mi abuelo ≠ reflexivo)

                Cada vez más jóvenes se emborrachan los viernes por la noche. (los jóvenes-los jóvenes = reflexivo)

 En otras palabras, es más normal que alguien se bañe a sí mismo, (a no ser que sea un niño pequeño), sin embargo a su perro lo baña solo una vez al mes. También es másgifs-animados-barman-5737104 frecuente que un hombre se afeite solo, no obstante, puede ser que el hombre no pueda hacerlo él mismo si está incapacitado. Lo mismo pasa cuando hay alcohol en abundancia, lo más normal es que sea el cliente del bar el que se emborrache por sí solo, el barman solo sirve el alcohol, no es normal decir que el barman lo emborracha en el bar antes de volver a casa. En resumen, algunos verbos aparecen con más frecuencia en situaciones comunicativas reflexivas.  Esta es la razón por la que muchos hablantes nativos y extranjeros, cuando piensan en cualquiera de estos verbos le asocian la forma se: bañarse, afeitarse, emborracharse, pero están equivocados.

 También existe el error contrario, esto es, omitir el pronombre cuando éste debe aparecer.  Este error lo cometen con más frecuencia los alumnos anglófonos porque en inglés, algunos verbos como shave o dress llevan implícito que el sujeto recibe la acción Reflexivoque él mismo realiza, mientras que en español es necesario añadir el pronombre objeto cuando sujeto=objeto. En este sentido, el inglés es más lógico. En los siguientes ejemplos,  podemos apreciar que si no aparece el pronombre, es imposible saber a quién afeita o a quién viste el sujeto.

               I shave every morning before going to the office./ Me afeito cada mañana antes de ir a la oficina/ Afeito  (¿A quién?) cada mañana antes de ir a la oficina.

She dressed and drank the coffee quickly./ Se vistió y  bebió el café rápido./ Vistió (¿A quién?) rápido y bebió el café rápido.

     A diferencia de un verbo normal como los que acabamos de ver,  un verbo pronominal no puede aparecer sin me, te, se, nos, os, ya que estaría incompleto sin ellos.  Es decir, existe quejarse pero no *quejar,  enterarse pero no *enterar,  y lo mismo ocurre en los casos de arrepentirse/*arrepentir, atreverse/*atrever, suicidarse/*suicidar, etc.

                Me quejé a la dirección de la empresa por el servicio ofrecido/*Quejé a la dirección de la empresa por el servicio ofrecido.

                ¿Te has enterado de que  ha muerto el abuelo de Pepe?/ ¿*Has enterado de que ha muerto el abuelo de Pepe?

                Atrévete y dile que la quieres./*Atreve y dile que la quieres.

Muchos alumnos de español soléis cometer errores relacionados con la confusión entre los verbos pronominales y aquellos que no son pronominales pero que frecuentemente van acompañados de los pronombres reflexivos. Por desgracia, no existe ningún truco para saber diferenciar un verbo pronominal de un verbo normal en una situación sujeto=objeto (reflexiva). El único modo de saberlo es buscar en el diccionario. Pero no os preocupéis, lo importante es que tengáis en cuenta que hay verbos que necesitan el proMe tachadonombre para estar completos. También debéis ser conscientes de que verbos como vestir, duchar, afeitar, emborrachar y otros muchos, no siempre van acompañados de un pronombre, puesto que no son verbos pronominales.

 Si creéis que lo que hemos visto hoy es todo lo que hay que saber sobre verbos pronominales, estáis muy equivocados. Pero no os preocupéis, porque en De Boca en Boca Centre os prometemos otra entrada para seguir hablando de ello, concretamente, de los verbos que cambian de significado cuando aparecen con se.

Alberto

Diminutivos lexicalizados

 

Hoy vamos a hablar de los sufijos diminutivos. Como ya señalamos en una entrada anterior (El Dios de las pequeñas cosas), parece que los diminutivos carecen de importancia, pero no es así. En esta entrada, no nos vamos a centrar en los sufijos diminutivos como tal, sino en las palabras en las que el diminutivo ha perdido su valor connotativo y han adquirido significado propio, es decir, se han lexicalizado.

Aunque, en principio, parece que la única función de los diminutivos es hablar de cosas pequeñas,  lo cierto es que los diminutivos también tienen funciones afectivas y apreciativas. Aunque hay muchos, los principales sufijos diminutivos son:

-ito/-ita (-cito/-a, -ecito/-a): sol > solecito

-ico/ -ica (-cico/-a, -ecico/-a): guapo > guapico

-illo/ -illa (-ecillo/-a): pobre > pobrecillo

-in/ -ina: pequeña > pequeñina

-uelo/ -uela: ladrón > ladronzuelo

En español, cuando decimos mesilla no nos referimos a una mesa pequeña cualquiera sino a la mesa pequeña que está al lado de la cama, es decir, a la mesita de noche.

Ej: Yo siempre tengo el despertador y un libro en la mesilla.

Lo mismo ocurre con maletín, que no es una maleta pequeña sino una especie de cartera grande en la que metemos libros o documentos.

Ej: Adrián es un hombre de negocios, va a todos los sitios con el maletín y el móvil.

Hay muchas más: aquí te dejamos una pequeña lista:

Sillín: esta palabra comenzó a utilizarse para referirnos a una silla pequeña, pero actualmente designa al asiento que tiene la bicicleta para montar en ella.

Ej: María todavía no es muy alta, debemos bajar el sillín de la bici para que pueda pedalear.

Cochecito: utilizamos esta palabra pare referirnos al coche en el que los padres llevan a sus bebés. También se llama carricoche o carrito.

Ej: ¡Mira a Julia! Acaba de ser mamá y está paseando a su hija en el cochecito.

Lentejuelas: las lentejas son una legumbre, sin embargo, lentejuela es un tipo de adorno de forma circular y pequeña que se cose en los vestidos, suele ser brillante.

Ej: Me he comprado un vestido de lentejuelas precioso para Nochevieja.

Rellenito: cuando una galleta tiene chocolate o nata dentro, por ejemplo, se dice que es una galleta rellena; a partir de ahí se ha extendido a las personas y decimos que alguien está rellenito de manera eufemística cuando está gordo, es decir, cuando tiene demasiado dentro de su cuerpo, como ocurre con las galletas.

Ej: Gabriela ha comido mucho en Rusia y ha vuelto algo rellenita.

Caseta: empezó a utilizarse para referirnos a casas pequeñas, pero, en la actualidad, se usa para designar a la casa en la que viven los perros y también para las construcciones utilizadas en las ferias de los pueblos y ciudades.

Ej: He comprado una caseta nueva para que duerma Luna, mi perrita.

Casilla: llamamos así a los recuadros del tablero de ajedrez, de la oca, del parchís y de otros juegos de mesa.

Ej: Has movido mal la ficha, tienes que estar en la siguiente casilla.

Cartilla: no es una carta pequeña, si no que designa a un cuaderno pequeño en el que están anotadas las letras del abecedario y algunas reglas para aprender a leer. De ahí tenemos la expresión leer la cartilla (a alguien) que significa reñir o reprender a alguien advirtiéndole de lo que debe hacer en una situación.

Ej: Juan no has hecho los deberes, al final tenía razón tu padre y te tenía que haber leído la cartilla.

¿Conoces otras palabras de este tipo? ¿Existe este fenómeno en tu lengua? ¡Compártelo con nosotros!

Marta

La grandeza

El ser humano siempre ha sentido una enorme fascinación por las cosas grandes. Desde épocas remotas han construido templos enormes para sus dioses, honrando de esta manera su imagen en la tierra.

grandes budas

Otros sintieron la necesidad de construir edificios colosales para demostrar su poder ante los demás. Y lo consiguieron porque, ¿quién no se sentiría diminuto ante las pirámides de Egipto?

pirámides

Parece que las personas se sienten pequeñas con respecto al mundo que los rodea. ¡Y no es para menos! Les rodea el universo mismo y, aunque cada vez se descubren más rincones, el universo sigue siendo símbolo de la grandeza y de lo inabarcable. El ser humano se siente pequeño y necesita edificios y construcciones gigantescas para hacerse, momentáneamente, grandes.

madre patria

En el lenguaje, las personas parece que no sólo se conformaron con herramientas como los adverbios de cantidad o los propios adjetivos que expresan el tamaño. La lengua necesitó otra herramienta más para expresar los deseos de grandeza del hombre: el sufijo aumentativo. De esta manera incorporamos al lenguaje los sufijos -azo/a, -ón/a, -ote/a y –aco/a para hablar de las cosas grandes.

¡Qué perrazo! ¡Es casi tan grande como una persona!

Tiene un cabezón desproporcionado para el resto de su cuerpo.

Andrés ha sido y es su amigote de toda la vida. Siempre han mantenido el contacto a pesar de la distancia.

Acabo de ver un bicharraco negro encima de la cama. ¡Qué miedo!

Si la la lengua inventó el sufijo aumentativo para hablar de las cosas grandes, es evidente que un primer valor es el aumento del tamaño de los sustantivos. Sin embargo, cuando utilizamos el aumentativo no sólo agrandamos el tamaño de las cosas, sino también la cualidad que expresan ciertos sustantivos. Esto es lógico porque la grandeza se considera positiva y por tanto, ¿qué mejor manera de resaltar una cualidad que haciéndola grande?

¡Qué perrazo! ¡Es casi tan grande como una persona! (aumento del tamaño)

perrazo

Mi amiga Sara es una artistaza. Ahora está exponiendo sus cuadros en varias galerías de Nueva York (aumento de la cualidad).

pintora

No obstante, la grandeza es compleja y peligrosa y no sólo expresa el aumento del tamaño. Es una arma poderosa que puede expresar significados contradictorios: a la vez que aumenta tanto el tamaño como exagera las cualidades de una palabra, el aumentativo puede expresar también un valor negativo:

¡Qué cabezota eres! ¿No ves que está lloviendo demasiado para salir a la calle?

ser un cabezota

 

Daniel es una bocazas. Es imposible que guarde un secreto.

bocazas

 

Pepe rompe todo lo que coge. Es un manazas.

manazas

Por último, el aumentativo expresa una acción, aunque pueda parecer extraño. Se trata de un valor equivalente a golpe dado por y se utiliza frecuentemente en el español de todos los días. Se forma al añadir el sufijo –azo a el objeto con se realiza el golpe:

cabezacabezazo

                                             Cabeza                            +  azo =                   Cabezazo

El techo estaba tan bajo que cuando Juan se levantó, se dio un cabezazo contra él.

El director estaba tan enfadado que no paraba de dar carpetazos contra la mesa.

Después de escuchar las razones por las que dejaba la empresa, el jefe recogió sus cosas y se marchó dando un portazo.

Y esto es todo por hoy. Si pensabas que todo era bueno en la grandeza, ¡estabas equivocado! El aumentativo puede aumentar el tamaño y exagerar las cualidades de un sustantivo. En cambio, también puede expresar un valor negativo e incluso contener un poco de violencia porque la grandeza es un problema cuando se te sube a la cabeza…

 

Clara

¡Dios mío!

Las culturas de los distintos países son una fuente de singularidad y de sabiduría. Normalmente sabemos apreciar la idiosincrasia de cada país. Sin embargo, en muchas ocasiones esto se vuelve un motivo de burla y surgen los estereotipos que, a veces, son difundidos por los propios países a través de la publicidad turística. ¿Y tú? ¿Tienes una imagen estereotipada de España? Piensa en España y comprueba si las palabras que han venido a tu mente aparecen en la siguiente imagen.

Estereotipos

Sí, a los españoles nos gusta la fiesta, el flamenco, nos encantan los toros y dormir la siesta. Estos son los estereotipos más escuchados cuando un extranjero habla de España. Y sin embargo, la lista no acaba ahí. Hoy en De Boca en Boca te propongo explorar otro estereotipo que ha influido mucho en nuestra imagen exterior y también en el lenguaje: la religión.

religión

Se dice que España es un país muy religioso en comparación con otros países. Si bien es cierto que hay un alto porcentaje de personas que son religiosas, el estereotipo no se debe a este porcentaje sino más bien a las costumbres y al comportamiento de los españoles que se ven influidos por la religión católica. Así, muchas de nuestras fiestas tienen origen religioso aunque intervengan en ellas personas de otras religiones o personas ateas.

Semana santa Sevilla                                                         Procesión de Semana Santa en Sevilla

 

????????????????????????????????????????????                                                                            Romería en Tenerife

El portal de belen                                                         Tradicional Portal de Belén de Navidad

La religión está muy presente en nuestra cultura y en nuestra vida, seamos o no religiosos. Lo que llama la atención es la cantidad de colocaciones que existen en español de carácter religioso y el uso tan frecuente que hacemos los españoles de ellas. Podrías pensar que, al igual que ocurre en otras culturas, Dios es una figura inalcanzable que no debe ser mencionada porque ello conllevaría blasfemar su nombre. En el español de todos los días, tanto ateos como religiosos, hacemos referencia continuamente a Dios y a elementos simbólicos relacionados con su vida y su muerte. ¿Quieres conocer estas expresiones? Como la lista es interminable, allá van algunas:

  • ¡Vaya usted con Dios!Normalmente escucharás esta expresión en boca de personas mayores cuando se despiden de alguien. Normalmente no la suelen utilizar los jóvenes.

    A. Hola José. ¡Cuánto tiempo sin verle!

             B. Sí que es verdad. Estoy muy bien. ¿Y usted?

             A. Yo también. Llevo un poco de prisa. Vaya usted con Dios.

 

vaya usted con dios

 

  • ¡Por Dios! ¡Dios mío! ¡Hostia! ¡La virgen!Se tratan de expresiones exclamativas que utilizamos ante situaciones de asombro. Por supuesto, no todas ellas se emplean en el mismo registro. Mientras que ¡Por Dios!, ¡Dios mío! y ¡La virgen! no tienen un contenido negativo, ¡Hostia! es considerada una palabra malsonante y con alto contenido negativo y, a pesar de ello, los españoles la emplean muchísimo en un registro coloquial cuando se exaltan por algo.

    A. ¡Dios mío! ¡Acaban de chocar dos coches!

    B. ¡Hostia! ¿Hay alguien herido?

 

hostia                                                                               Hostia consagrada

 

  • Llorar como una MagdalenaUtilizamos esta expresión cuando alguien llora muchísimo. El origen de esta expresión tenemos que buscarlo en la vida de Jesucristo. María Magdalena fue una mujer condenada a lapidación por haber cometido adulterio. Jesucristo intervino a su favor y la salvó. Desde entonces, ella lo siguió adonde fuera, sintiendo devoción por él, y lloró muchísimo cuando murió.

             Desde que la dejó el novio, se pasa el día encerrada en su habitación llorando como                  una Magdalena.

María Magdalena                                                      Jesucristo se aparece a Maria Magdalena

 

  • Mi vida es un calvario

 Utilizamos esta frase cuando la persona ha sufrido mucho por diversas razones.          Calvario es el monte donde Jesucristo fue crucificado. Cuando mencionamos el calvario, hacemos referencia al sufrimiento padecido por Jesucristo en el momento de su muerte.

Mi matrimonio fue un calvario. Desde que me separé, he vivido mejor y más feliz.

calvario                                                                            El monte Calvario

  • Lavarse las manos

    Utilizamos esta expresión para hablar de una persona que decide no intervenir en un asunto a pesar de que podría hacerlo. Así evita meterse en problemas. El origen de esta expresión procede del episodio de la vida de Jesús en que el procurador romano Poncio Pilatos, tras no encontrar ninguna razón para condenar a Jesucristo, decide no intervenir a favor de este y permitió que el pueblo decidiera. Al mismo tiempo que se lavaba las manos dijo «Inocente soy yo de la sangre de este justo».De esta manera se asoció el gesto de lavarse las manos con la actitud de no tomar parte en un asunto.

    Nuestro jefe se ha lavado las manos ante los despidos que ha hecho su superior. No ha dado ninguna explicación ni ha intentado impedirlos.

lavarse las manos                                                               Poncio Pilatos se lava las manos

 

  • Estar más alegre que unas Pascuas

Decimos esta expresión cuando alguien está muy contento. Con el nombre de Pascua se recogen diferentes festividades: la Navidad, la llegada de los Reyes Magos, la Resurrección y Pentecostés. Durante estas fiestas, la familia se reúne, hay comida en abundancia y, a veces, regalos. Son fiestas para divertirse y pasarlo bien, por lo que la gente suele estar feliz.

Desde que lo han ascendido en su trabajo, Daniel está más feliz que unas Pascuas.

                                             Huevos de Pascua                                                                   Huevos y conejo de Pascua

Flor de Pascua                                                                                       Flor de Pascua

Y esto es todo por hoy. Espero que cuando escuches una de estas expresiones no caigas en el estereotipo y pienses que los españoles somos todos religiosos, puesto que, como ya sabes, la lengua se sirve de imágenes y comparaciones para expresar mejor nuestros pensamientos. Y estas imágenes pueden proceder de cualquier fuente, incluso de la Biblia.

Biblia

 

¿Existen frases de carácter religioso en tu lengua? Seguro que sí. ¡Mándanos tus respuestas a De Boca en Boca!

 

Clara