Los días de la semana

La mitología clásica ha dejado una gran huella tanto en el español como en otras lenguas heredadas del latín y el griego.

54

Una muestra de ello son los nombres de los planetas, que los romanos utilizaron para dar nombre a los días de la semana, al menos de lunes a viernes:

Lunes: Día de la luna (Latín: Lunae dies)

Martes: Día de Marte (en la mitología griega, Ares), el dios de la guerra  (Latín: Martis dies)

Miércoles: Día de Mercurio (en la mitología griega, Hermes), el dios mensajero (Latín: Mercurii dies)

Jueves: Día de Júpiter (en la mitología griega, Zeus), el dios más importante (Latín: Iovis dies)

Viernes: Día de Venus (en la mitología griega, Afrodita), la diosa del amor (Latín: Veneris dies)

Como vemos, en la evolución del latín hasta nuestros días, perdimos la primera parte de la palabra dies (en español día). Por eso los días de la semana en español acaban en s:

Lunae (di)es > Lunes

En otras lenguas como el italiano y el francés, fue al revés; perdieron la segunda parte de la palabra. De esta manera, tenemos:

Francés: lundi, mardi, mercredi, jeudi, vendredi.

Italiano: lune, marte, mercole, giove, vener.

En las lenguas germánicas, la mitología también está presente en los días de la semana, pero, esta vez, no es la mitología clásica sino la mitología nórdica:

Monday (inglés)/ Montag (alemán): Día de la luna

Tuesday (inglés)/ Dienstag (alemán): Día de Tyr, el dios de la guerra.

Wednesday (inglés)/ Wodenstag (alemán antiguo; actualmente mittwoch): Día de Woden (también conocido como Odín), el dios más importante.

Thursday (inglés)/ Donnerstag (alemán): Día de Thor, el dios del trueno.

Friday (inglés)/ Freitag (alemán): Día de Freya, la diosa del amor.

¿Y, qué ocurre con el fin de semana?

En las lenguas germánicas, el domingo es el día del sol: Sunday (inglés) y Sonntag (alemán). En español, sin embargo, es el día del señor (latín: dominicus), el día de Dios.

De aquí procede el nombre de la República Dominicana, descubierta por Cristóbal Colón el 5 de diciembre de 1492, domingo. Uno de los primeros asentamientos en la isla fue precisamente el de la orden de los frailes dominicos, fundada por Santo Domingo de Gúzman. La capital de la República Dominicana recibe el nombre de Santo Domingo en honor a él.

El sábado procede del shabat judío, el día de descanso. ¿Entiendes ahora lo que significa tomarse un año sabático? Efectivamente, tomarse un año sabático es pasar un año sin trabajar o estudiar, donde lo más importante es descansar y disfrutar de la vida.

Los ingleses prefieren utilizar al dios Saturno (Cronos, en la mitología griega), el dios del tiempo: Saturday. Cronos da nombre a palabras como cronómetro, cronología o sincronizar. ¿Eres capaz de adivinar lo que significan? Todas están relacionadas con el tiempo.

En el siguiente cuadro del famoso pintor español Goya, podemos ver cómo Cronos, el dios del tiempo, devora a sus hijos, los días; una metáfora de cómo pasa el tiempo.

Cronos_Goya

¿Cómo se dicen los días de la semana en tu idioma? ¿Cuál es tu día favorito? ¿Por qué? ¡Compártelo con nosotros!

Laura

Advertisements

Etimologías curiosas

Hoy comenzamos con la primera de una serie de entradas sobre interesantes relaciones entre palabras que nunca sospecharíamos. ¡Y es que la historia del español es apasionante!

Aprovechando que no hace mucho de la noche de San Juan, vamos a hablar del fuego y de su presencia en el vocabulario español. La palabra fuego proviene del latín focus, étimo del que también procede la palabra hogar y, por supuesto, hoguera. ¿Qué es el hogar sino el lugar donde la familia se reúne en torno al fuego?

No te extrañes si escuchas a algún amigo español pedir fuego a otra persona. En este caso, la palabra fuego no se refiere a ningún incendio. Realmente, lo que le está pidiendo es un mechero con el que encender su cigarro. Se trata de una expresión muy habitual en el español coloquial.

Como podéis intuir, las palabras incendio y encender presentan la misma raíz; ambas proceden del verbo latino candere, en español, brillar, desprender luz, arder. ¿Observáis la relación de estas palabras con candelabro o candela? En inglés también encontramos huellas de este verbo en la palabra candle (vela) ese objeto de cera con una mecha que se enciende y emite una llama.

La palabra llama proviene del latín flamma, raíz que rápidamente relacionamos con el fuego en palabras como inflamable o flambear, es decir, rociar alcohol a una comida y prender una llama para modificar su sabor.

No debemos confundir esta palabra con el verbo flamear, que, aunque procede del mismo étimo latino, tiene un significado muy diferente. Podemos decir que un objeto flamea cuando desprende una llama.

¿Y que me decís de la palabra inflamación? Aunque en latín esta palabra hacía referencia a lo que hoy entendemos como incendio, en la actualidad, ha perdido su valor literal para referirse de forma metafórica al efecto que produce un golpe en una parte del cuerpo  que se hincha y se calienta como si tuviera fuego dentro.

Si en latín fuego se decía focus, en griego se decía se decía πυρός (pyrós). Y es que ¿qué es un pirómano sino un loco por el fuego? ¿Y la pirotecnia? La pirotecnia está relacionada con el mundo de los fuegos artificiales.

Muchos habréis escuchado que el paracetamol es un medicamento antipirético. ¿Comprendéis ahora qué significa? No es otra cosa que un medicamento para apagar el fuego, es decir, para acabar con la fiebre.

Lo que seguramente nunca os hayáis planteado es la relación entre el fuego y los piropos. Y es que cuando recibimos un piropo, no podemos evitar sentir cómo el fuego sube por nuestro cuerpo para reflejarse en nuestras mejillas en forma de rubor.

El rubor es el enrojecimiento que se produce en nuestras mejillas cuando sentimos vergüenza. De hecho, en latín, rubeus, significaba rojo, aunque, con el paso del tiempo, acabó designando a las personas con el pelo claro, las que hoy conocemos como rubias.

A pesar de esto, todavía hoy podemos ver el significado original de esta palabra en el nombre de esa piedra preciosa de color rojo a la que llamamos rubí o a esa enfermedad que produce el enrojecimiento de la piel a la que llamamos rubeola.

Laura

Expresiones coloquiales con onomatopeyas de animales

Infografía copy

 

Las onomatopeyas son palabras que imitan sonidos. Los nombres de las voces de los animales no imitan el sonido de los animales sino que lo designan y lo especifican.

Hoy, en De Boca en Boca Centre os presentamos unas cuantos nombres de voces de animales que podemos encontrar en una casa cualquiera, su verbo correspondiente y la onomatopeya que utilizamos en español para imitarlos.

mosquito      mosca       abeja1     avispa

               mosquito                                  mosca                                  abeja                                 avispa   

El sonido que hacen estos cuatro insectos se llama zumbido, el verbo que designa la acción de producir ese sonido es zumbar y la onomatopeya que utilizamos para imitar ese sonido en español es ¡zzzzzzzzz! 

mosquito zumbando       contra el mosquito

No he pegado ojo, un mosquito ha estado zumbando en mi oreja toda la noche.

También, cuando viajamos en avión es fácil que nos zumben los oídos.

grilloOtro insecto que podemos encontrar fácilmente es el grillo, cuyo sonido llamamos chirrido o canto, y el verbo que se utiliza puede ser grillar, chirriar o cantar. La onomatopeya con la que nos referimos a este sonido es ¡Cri, cri! ¡Cri, cri!.

-¿No oyes un “cri, cri”?

-Sí, hace un par de semanas se mudó un grillo al hueco que hay detrás de la lavadora y chirría siempre a partir de las nueve.

-¿Siempre a la misma hora? ¡Qué curioso!

-Ya ves.

Cuando un grupo de personas hace mucho alborto o ruido o cuando una música suena muy mal, decimos que suena como, es o parece una jaula de grillos.

¡Parad de tocar! Nunca había escuchado un grupo de música que sonara tan mal, parece una jaula de grillos.

descarga bufido ronroneo

El sonido que producen los gatos se llama maullido, bufido o ronroneo. Cuando no están alterados, los gatos maullan, si se enfandan bufan y si los acararicias ronronean. Las onomatopeyas que utilizamos en español son ¡miau! ¡miau!, ¡fffffffffff! y ¡rrrrrrrrrr!

gatos bufandoEl gato estaba maullando pero llegó otro y empezaron a bufarse.

perro ladrando gruñido aullidoç

El sonido que hacen los perros normalmente es un ladrido pero si nos amenazan enseñando los dientes es un gruñido y cuando “cantan” a la luna es un aullido; los verbos correspondientes son: ladrar, gruñir y aullar y sus onomatopeyas respectivas son ¡Guau!, ¡Grrrr! y ¡Auuuu!. Casi todos los perros ladran y gruñen pero solo unos pocos aullan (el husky es unos de ellos). Los lobos también aullan y gruñen pero no ladran.

En español tenemos la expresión perro ladrador poco mordedor, para referirnos a la gente que amenaza o grita a los demás pero que no puede causar ningún daño o cumplir sus amenazas.

-¿Has visto el perro del vecino siempre ladrando y gruñendo?¿Crees que atacará?

-No, será como el dueño que siempre amenaza con llamar a la policía cuando ponemos música y al final nunca lo hace; ya se sabe: perro labrador, poco mordedor.

-Pero yo creo que el perro este ladra y muerde.

pio pio

El sonido de los pájaros se llama trino o gorjeo, los verbos que se refieren a la acción de producir este sonido son: trinar, gorjear y piar y la onomatopeya que usamos es ¡Pio! ¡Pio!. Aunque también podemos decir que los pájaros cantan.

Esta mañana me desperté escuchando el trino / el canto de un pájaro.

Esta mañana desperté cuando el canario piaba.

Esta mañana me desperté con el canto del ruiseñor.

Hasta aquí con los sonidos de animales que pensamos que se pueden encontrar en la casa y sus onomatopeyas ¿cómo son estas onomatopeyas en vuestra lengua?

Si queréis saber el nombre del sonido de otro animal, doméstico o no, comentadlo más abajo.

Texto: Roberto

Infografía: Clara

Expresiones coloquiales con las partes del cuerpo (II)

EXPRESIONES COLOQUIALES CON LAS PARTES copy

Hace unas semanas ya hablamos de algunas expresiones coloquiales con las partes del cuerpo, puedes repasarlas por si  se te ha olvidado alguna.

Ahora vamos a introducir algunas más para que puedas utilizarlas en tu día a día:

  • Decimos que dos o más personas llegan a las MANOS cuando se pelean. Se utiliza esta parte del cuerpo porque es la que utilizamos normalmente cuando nos pegamos con otra persona.

    Ej: Los hermanos tuvieron una discusión tan fuerte que llegaron a las manos llegar a las manos

  • Utilizamos la expresión ser todo/a OIDOS cuando queremos que alguien nos cuente algo, que estamos dispuestos a escuchar una historia o una explicación. Esto se debe a el oído es la parte de nuestro cuerpo por la que escuchamos. Pero no quiere decir que de un momento a otro se vaya a convertir en una gran oreja que todo lo escucha.

    Ej: ¡Cuenta, cuenta! Soy toda oídos.

ser todo oídos

  •  Cuando una persona no puede parar quieta o es muy inquieta decimos que es un CULO de mal asiento o un CULO inquieto porque es con esta parte de nuestro cuerpo con la que apoyamos para sentarnos.

    Ej: Este niño no para quieto, es un culo de mal asiento/ un culo inquietoculo de mal asiento

  •  Tenemos una expresión en la que se utilizan dos partes del cuerpo. Cuando decimos que alguien habla con el CORAZÓN en la MANO o con la MANO en el CORAZÓN es que es una persona muy sincera o que está hablando de una manera muy sincera en ese momento.

    Ej: “Su novia es muy sincera, siempre habla con el corazón en la mano”

    corazon en un puño

  • Hay otra expresión relacionada con nuestro órgano más importante y otra parte de nuestro cuerpo: tener el CORAZÓN en un PUÑO y lo decimos cuando estamos muy preocupados o angustiados por algo.

    Ej: Son las siete de la maña y mi hija todavía no ha vuelto, tengo el corazón en un puño… 

corazon puño 2

Recuerda que para dominar una lengua es muy importante conocer sus expresiones ¡Practícalas!

Texto: Marta

Infografía: Clara

Expresiones coloquiales con animales

Expresiones coloquiales con animales

Desde hace mucho tiempo, el estudio de las unidades fraseológicas (o expresiones idiomáticas) se ha convertido en un atractivo fundamental para los estudiantes de lenguas extranjeras, y el español no es una excepción ya que está lleno de este tipo de unidades.

Las unidades fraseológicas sirven para expresar multitud de cosas, desde estados o emociones hasta opiniones, entre muchas otras. Hoy en De Boca en Boca os presentamos una serie de expresiones que tienen relación con el mundo animal, el cual supone una gran fuente de recursos para estas unidades que no paran de crecer en número.

Normalmente, la asociación de una palabra o una expresión a una imagen hace que el estudiante la recuerde con mayor facilidad debido al estímulo visual que la imagen provoca en él.

1                                    2

3

A continuación, os mostramos algunas de las unidades fraseológicas más famosas en español asociadas a su significado. ¿Eres capaz de traducirlas a tu idioma?

  • Estar como una cabra: persona que está loca o que hace cosas sin mucho sentido.

             Pepe está como una cabra. Ayer lo vi bailando encima de la mesa de la cocina.

  • Ser un/a gallina: se dice de alguien que es muy cobarde.

            ¡José es un gallina! No fue capaz de defender a su novia cuando Marina la insultó.

  • Ser un perro: esta expresión es bastante coloquial y se considera un insulto. Se refiere a alguien que actúa contra ti o que realiza acciones despreciables. En Latinoamérica, sin embargo, esta expresión también tiene el significado de alguien muy hábil y efectivo en su trabajo o profesión.

            ¿Cómo has podido traicionarme de esta manera? ¡Eres un perro! 

  • Ser un/a rata: persona cutre, agarrada, que no comparte lo que tiene y que es demasiado conservador/a con lo que es suyo.

              Ayer me olvidé la cartera en casa y María no me dejó ni un euro. ¡Es muy rata!

  • Hablar como una cotorra: se refiere a alguien que no se calla nunca. Que está siempre hablando y, en definitiva, que es un pesado.

            Paula habla todo el tiempo y no me escucha. ¡Habla como una cotorra!

  • Estar pez: cuando alguien está pez en algo significa que no sabe mucho acerca de ese tema o materia.

             Estoy pez en matemáticas. Estoy segura de que voy a suspender el examen.

  • Ir cargado como una mula: se dice de alguien que lleva muchas cosas y que no tiene espacio para nada más.

             Mira a Manuel, está haciendo la mudanza y va cargado como una mula.

  • Tener memoria de elefante: persona que tiene una gran memoria, es decir, que recuerda casi todo lo que le ha pasado.

            Pregúntale a María que seguro que se acuerda. Tiene memoria de elefante.

  • Pagar el pato: cuando alguien paga el pato significa que ha cargado con las culpas de algo que ha ocurrido sin ser realmente él/la culpable.

          Mi hermano pequeño nunca lava los platos y, al final, siempre pago el pato yo. Mi madre           siempre se enfada conmigo.

  • Estar fuerte como un toro: como sabéis, el toro es un animal muy reconocido en España y por supuesto tiene su expresión propia que indica que alguien está muy fuerte y es vigoroso.

           ¿Has visto qué fuerte está Alberto? Está como un toro. 

Y tú, ¿conoces alguna unidad fraseológica con algún otro animal? ¡Debes saber que en español existen muchas más! Anímate a encontrarlas y compártelas con nosotros en De Boca en Boca.

Texto: Alejandro

Infografía: Clara

El español en su literatura. Podcast para aprender español: El libro de los abrazos

Hoy os traemos otro podcast literario. En esta ocasión os leemos «El origen del mundo», un relato breve del gran Eduardo Galeano que encontraréis en su obra El libro de los abrazos. ¡Que lo disfrutéis!

el libro de los abrazos

Podcast descargable El libro de los abrazos

Hacía pocos años que había terminado la guerra de España y la cruz y la espada reinaban sobre las ruinas de la República. Uno de los vencidos, un obrero anarquista, recién salido de la cárcel, buscaba trabajo. En vano revolvía cielo y tierra. No había trabajo para un rojo. Todos le ponían mala cara, se encogían de hombros o le daban la espalda. Con nadie se entendía, nadie lo escuchaba. El vino era el único amigo que le quedaba. Por las noches, ante los platos vacíos, soportaba sin decir nada los reproches de su esposa beata, mujer de misa diaria, mientras el hijo, un niño pequeño, le recitaba el catecismo. Mucho tiempo después, Joseph Verdura, el hijo de aquel obrero maldito, me lo contó. Me lo contó en Barcelona, cuando yo llegué al exilio. Me lo conto: él era un niño desesperado que quería salvar a su padre de la condenación eterna, y el muy ateo, muy tozudo, no entendía razones. – Pero papá -le dijo Joseph, llorando-. Si dios no existe, ¿quién hizo el mundo? – Tonto -dijo el obrero cabizbajo, casi en secreto- Tonto. Al mundo lo hicimos nosotros, los albañiles.

Palabras difíciles:

Obrero: trabajador manual asalariado.

Anarquista: que profesa el anarquismo. El anarquismo propone la desaparición del Estado y de todo el poder.

En vano: inútilmente, sin logro o efecto.

Rojo: persona de ideas de izquierda muy radical y revolucionaria.

Beata: persona muy religiosa que va con frecuencia a los templos.

Catecismo: libro que contiene la doctrina cristiana.

Ateo: persona que no cree en Dios.

Tozudo: obstinado, testarudo, que no se rinde fácilmente.

 

Eduardo Galeano

Eduardo Galeano

Nació en Montevideo en 1940, Eduardo Galeano fue uno de los autores más comprometidos con la realidad de Latinoamérica. Se inició en el periodismo muy joven, a los catorce años, dejando ver su compromiso político con artículos y caricaturas. Su obra más importante, Las venas abiertas de Latinoamérica, marcó diferentes generaciones y fue censurado por la dictadura militar uruguaya. Junto a su labor periodística Galeano desarrolló una carrera narrativa en la que combinó relatos y novelas cortas siempre de carácter reflexivo y comprometido. El libro de los abrazos cosechó un gran éxito y es considerado uno de los mayores logros del escritor. Galeano murió en abril de 2015 dejándonos una carrera literaria de incansable lucha contra la pobreza y la miseria moral y material.

Clara

El lenguaje escolar

¿Quién no ha estado años estudiando una lengua y cuando va al país en el que se habla ha tenido problemas para comunicarse o entender algunas palabras o frases coloquiales? Es un problema bastante frecuente y que muchos de nuestros estudiantes de español sufren cuando empiezan el colegio en países de habla hispana.

El entorno escolar tiene un vocabulario propio que pocas veces se enseña a los estudiantes de ELE. Hoy en De Boca en Boca Center vamos a tratar el lenguaje escolar, es decir, las palabras más comunes que utilizan los niños en las escuelas y que son necesarias para que nuestros estudiantes se puedan comunicar con otros compañeros.

-Es bastante común escuchar a los jóvenes españoles expresiones como ¡qué guay!/¡es muy guay! o ¡qué chulo!/¡es muy chulo! para referirse a cosas que les gustan mucho.

 Por ejemplo:

¡Qué guay ha estado hoy la clase de matemáticas!

 María, tu jersey es muy chulo

-También podemos encontrarnos con la palabra chuleta. Aunque en su significado original se refiere a la costilla con carne de vaca o cerdo que sirve para alimentarnos, en la lengua estudiantil,  se refiere a un pequeño papel en el que se escriben fórmulas u otros conocimientos que llevan los estudiantes oculto a los exámenes para usarlo en el caso de olvidar las respuestas del examen.

Por ejemplo: No me ha dado tiempo a estudiar bien el examen de química así que llevo un par de chuletas escondidas, ¡espero que el profesor no me las vea!

reloj-chuleta1

– Muy usada también es la palabra empollón para referirse a un estudiante que estudia muchísimo y que se caracteriza más por ser aplicado en los estudios que por su talento.

Por ejemplo: Julián nunca quiere salir los fines de semana, está todo el día en casa estudiando, ¡es un empollón!

 estudianteW 

-Y la última y, quizás, la más odiada por los estudiantes, es la palabra chivato, nombre con el que se refieren, en general, los niños a alguno de sus compañeros cuando estos acuden al profesor a delatar alguna de las travesuras que han realizado.

Por ejemplo:

-María: Juan le ha dicho al profe que Andrés y yo hemos roto el balón de baloncesto

-Elena: ¡Puff! Juan siempre está igual, ¡es un chivato!

 chivato

Además, no sabemos si por ahorrar tiempo o por qué, pero en el entorno escolar también encontramos gran cantidad de casos de reducción de palabras, sobre todo en lo que tiene relación con las asignaturas como reli por religión, mate o mates en lugar de matemáticas, tecno por tecnología, cono en vez de conocimiento del medio, etc.

Este fenómeno también es frecuente en los lugares de estudio, desde la formación más elemental a la superior: guarde por guardería, cole por colegio, insti en lugar de instituto o uni para referirnos a universidad. Además, también podemos encontrarnos con reducciones en los nombres de trabajadores o estudiantes de los centro académicos como podemos ver en el uso de profe en lugar de profesor, de compi por compañero o dire en el caso de director.

Como vemos, se trata de un lenguaje muy especial que nuestro estudiantes deben controlar para sentirse como uno más cuando están estudiando. Y en tu lengua, ¿hay fenómenos similares?

Un saludos de una compi de De Boca en Boca Centre

Marta

Expresiones coloquiales con comidas

Expresiones coloquiales con comidas copy

En España se da mucha importancia a la comida. Lo cierto es que siempre bromeamos con que no es posible ser español y tener vida social mientras se está a dieta porque todas nuestras reuniones con amigos y familia son alrededor de una mesa llena de buena comida y bebida.

Pues bien, dicen que la lengua es un reflejo de la cultura y es por eso que los esquimales tienen muchos nombres diferentes para designar a la nieve, la nieve mientras cae, cuando está ya en el suelo, cuando está medio deshecha, etc.  y lo mismo ocurre con los gallegos que tienen casi cerca de 70 términos para hablar de su particular nieve: la lluvia. Los españoles no íbamos a ser menos, pero, en este caso, con expresiones coloquiales relacionadas con alimentos.

A continuación, vamos a ver algunas de las expresiones coloquiales con alimentos más comunes y que los hablantes nativos utilizamos a diario:

  1. Estar de/tener mala LECHE o mala UVA.

    Estas expresiones las utilizamos para referirnos a alguien que está enfadado o de mal humor, que no tiene buen carácter o buenas intenciones. Se cree que el origen de la expresión tener mala uva está relacionado con las personas que se ponían de mal humor cuando bebían vino. Como el vino está hecho de uvas, se empezó a designar así a este estado de antipatía.

             La expresión tener mala leche tiene su origen en la antigua tradición de las reinas y                señoras con dinero de encargar a nodrizas la tarea de amamantar a sus hijos.                            Cuando estos crecían y no tenían buen humor se echaba la culpa a la calidad de la                  leche de estas nodrizas.

Ej: Es mejor que le dejemos solo un rato solo, hoy está de mala uva y no quiero que nos conteste mal.

  1. Dar las UVAS (a alguien)

    Otra expresión relacionada con la uvas, pero que, en este caso, no tiene nada que ver con el vino sino con una tradición muy arraigada en la cultura española. Hablamos del día de Nochevieja (31 de diciembre), ocasión en la que todos los españoles reciben el nuevo año tomándose las 12 uvas a las 12 de la noche. Es por esto que utilizamos esta expresión para pedir a alguien que haga algo más deprisa porque, si no lo hace rápido, la tarea se alargará hasta el día de Nochevieja.

Ej: Ángela, llevas tres horas para peinarte, date prisa o nos van a dar las uvas

  1. Estar (alguien) como un FIDEO

            Utilizamos esta expresión para designar a una persona que está muy delgada                          porque  se relaciona a estas personas con la forma fina típica de los fideos.

Ej:  -A Cristina le queda toda la ropa grande.

       -Claro, ¡es que está como un fideo!

  1. Ponerse (alguien) como un TOMATE

    Esta expresión tiene el mismo significado que ponerse (alguien) colorado; ambas hacen alusión al color de nuestra cara cuando nos hacen sonrojarnos, cuando algo nos da vergüenza.

Ej: Pilar se pone como un tomate siempre que alguien le dice un piropo y también cuando tiene que hablar en público.

  1. Ser (alguien) la PERA

    Esta expresión puede entenderse como algo positivo o negativo, depende del contexto. Pero, en un principio, es algo positivo, porque antiguamente se llamaba PERA a un puesto de trabajo asegurado o a una renta de por vida. Por lo tanto, esta expresión denota admiración hacia una persona u objeto de gran utilidad o con características que lo hacen ser especial.

En algunas ocasiones, podemos ver esta expresión acompañada del adjetivo LIMONERA. En este caso, es únicamente por una cuestión de rima.

Ej: Mi amiga Azucena es la pera limonera, siempre tiene planes increíbles en mente.

        6.  Ser del año de la PERA

             En este caso, utilizamos esta expresión para designar acontecimientos o cosas que                  que son muy antiguos.

Ej: Abuela, ¿dónde vas con ese abrigo?, es del año de la pera.

  1. Pedirle PERAS al olmo

    Utilizamos esta expresión cuando pensamos que algo es imposible o que una persona no puede desarrollar correctamente una determinada acción. Aunque el olmo es un árbol con frutos, estos frutos en ningún caso son peras puesto que las peras crecen en los perales.

Ej: Ya sabes que Julián no es muy inteligente, así que no le pidas peras al olmo porque yo no creo que pueda ir a la universidad.

       8.   Ser (algo) PAN comido

             Empleamos esta expresión cuando queremos decir que algo es muy fácil.

Ej: Ganar este partido es pan comido, nuestros contrincantes son malísimos.

      9.  Darle CALABAZAS (a alguien)

           Esta expresión tiene dos acepciones:

     En primer lugar, puede referirse a que alguien ha suspendido un examen o una                          asignatura:

Ej: A Miguel le han dado calabazas en inglés porque su pronunciación es muy mala.

     En segundo lugar, se utiliza para rechazar a alguien que propone tener una relación                amorosa.

Ej: Cristina era tan guapa que tenía que dar calabazas a la mayoría de los chicos del pueblo.

      10.   Mandar (a alguien) a freír ESPÁRRAGOS/ MORCILLAS/CHURROS

              Utilizamos estas expresiones de manera coloquial para pedir a alguien que deje de                  molestarnos.

Ej: Estaba tan harta de él que lo mandé a freír espárragos/morcillas/churros.

¿Conoces más expresiones de este tipo?

Ayúdanos ¡Es pan comido!

Texto: Marta

Infografía: Clara

Sobre cómo Lexualdo dio la orden de poner orden en el género

Palabras que cambian con el género

Hace mucho tiempo, en Lexilandia, había un rey llamado Lexualdo que pensaba que el género era un desastre. Algunas palabras sólo tenían un género (la mesa, el reino), pero otras podían tener género tanto masculino como femenino, porque designaban seres animados que, en el mundo real, se dividían en macho y hembra. ¡Claro! ¡Un niño y una niña son muy diferentes! Pero el lío comenzaba cuando algunos seres animados sólo tenían un género. Y el rey se pasaba las horas pensando qué habría hecho la ballena para no tener género masculino.

rey pensando

Desde que era pequeño, había visto a su padre luchar contra las palabras que se perdían. Sí, se perdían. Se trataba de una especie de enfermedad anómala conocida bajo el nombre de desgénero que hacía que a las palabras se les cayera el artículo, y todo el mundo sabe que cuando se te cae el artículo, pierdes un poco de tu identidad. Cuando esto ocurría, las palabras se echaban a llorar: no recordaban muy bien quiénes eran y, además, se desesperaban: ¿cómo se iban a llevar bien ahora con el adjetivo y el participio? Porque todo el mundo sabe que *una corazón rota ¡podría destruir una amistad en breves segundos!

romper la amistad

Desgraciadamente, la enfermedad empeoró con el tiempo y también Lexualdo tuvo que enfrentarse a este problema. Cada vez llegaban más palabras a la corte en busca de ayuda. Como el caso del cura que, después de cinco días de fiebre, se levantó al sexto más ligero de peso y supo de inmediato que algo no iba bien.

-Estoy desesperado – le dijo a Lexualdo – No sé qué hacer. Hace un par de días perdí mi artículo. Desde entonces, he tenido que consolar a mi adjetivo, que está empezando a molestarse porque dice que no concuerdo bien.

El rey le respondió:

-¡No se deprima! Intente recordar. Hace un par de días, ¿era usted más masculino o más femenino?

El cura gritó:

-¡No lo sé! Pero por favor, ¡encuentre una cura para mí! ¡Dígame una solución para esta enfermedad horrorosa!

Y al proferir estas palabras, el cura recordó que era masculino y se dio cuenta de que ya no necesitaba una cura, ¡porque estaba curado!

cura feliz

Sin embargo, no fue así de fácil siempre. Un día, el punto y la coma vinieron a la corte. Tras padecer la desgeneración, se habían vuelto locos de remate. Como ya no recordaban quiénes eran, habían creado una organización de nombre disparatado que decía así: LA FRENTE DE LA PUNTA Y DEL COMA. Cuando se presentaron ante el rey para pedir soluciones, este se enfadó muchísimo:

-Y yo pensaba que habíais estado en coma… ¡Y ahora lucháis contra mí! ¡No puede ser! Y esto es sólo la punta del iceberg… ¡Marchaos a casa y haced algo útil!

El enfado del rey era tan grande que empezó a sudar. Miles de gotitas le resbalaban por la frente. Al verlas, el punto y la coma se dieron cuenta del nombre tan raro que tenía su organización y decidieron que luchar en el frente ya no tenía ningún sentido para ellos puesto que habían recuperado su identidad.

coma y punto

Cuando el punto y la coma desaparecieron tras la puerta, la cólera de Lexualdo estalló:

-¡¡¡Estoy harto de la desgeneración!!! Tiene que ser la peor enfermedad que ha existido en Lexilandia. Yo renuncio. ¿A quién voy yo a pedir cuentas si caigo enfermo?

La mujer de Lexualdo, que era muy inteligente y un poco mandona, le respondió:

-Lexualdo, ¡déjate de cuentos! Eres el rey y tienes que actuar como tal. Además, no es el cólera ni nada parecido. ¡Hay enfermedades peores que esta! El orden de tu país depende sólo de ti. Así que recibe a todos las palabras afectadas y trata de ayudarlas. ¡Es una orden!

Y fue así como Lexualdo puso orden en el género y recibió al fruto y a la fruta, al político y a la política, al bolso y a la bolsa, al margen y a la margen, al cometa y a la cometa y a muchos otros más que hacían cola a las afueras del palacio.

l7oted05

¿Conoces las diferencias entre estas palabras? ¿Puedes ayudar al pobre Lexualdo? Si es así, ¡manda tus respuesta a De Boca en Boca Centre! El rey te lo agradecerá y te nombrará Lexicógrafo Real de Lexilandia.

 

Fin

 

Texto: Clara

Infografía: Clara

¡Animal! ¡Eres un animal!

animal eres un animal copy

 

Como hemos visto en otras entradas, el español está repleto de expresiones relacionadas con nombres de animales; podemos decirle a nuestro amigo Pepe que está como una cabra si un día lo encontramos bailando encima de la mesa. También podemos estar muy enfadados si un mosquito nos ha zumbado en la oreja durante toda la noche y no nos ha dejado dormir. Pero, ¿por qué necesitamos compararnos con animales?

capricho

Las personas siempre se han considerado superiores a los animales, como una evolución más inteligente de ellos. Por esta razón, existía la posibilidad de que el hombre fuera considerado un animal a través de insultos como los que tuvimos la oportunidad de ver. Esto suponía un paso hacia atrás en su evolución humana. Por eso, que te llamen ¡cerdo! no es sólo malo porque te están acusando de falta de higiene sino también porque estás siendo considerado un animal. Ahora bien, ¿es el cerdo más sucio que el rinoceronte? ¡No! Lo que ocurre es que nadie tiene en su casa un rinoceronte para comprobarlo.

Rinoceronte casa

Como sabéis, el animal ha formado parte de la vida de los hombres desde hace mucho tiempo. Las personas no sólo los cazaban para comer, los criaban en las casas o los tenían como mascotas. El contacto con los animales también les permitió comprender su comportamiento. Así, cada vez que se acercaban a las gallinas, estas huían para no ser atrapadas. Como en aquella época no existía la psicología, cuando una persona huía de su destino, de un problema o de un reto, demostraba un comportamiento similar al de la gallina. No es que las gallinas sean cobardes ni los cerdos sucios. Somos nosotros quienes relacionamos nuestra valentía o nuestra higiene con los comportamientos de los animales.

Gallinas corriendo

Como ya conocéis insultos (Expresiones idiomáticas con animales) y  onomatopeyas animales (Esos animalitos domésticos), en nuestra entrada de hoy vamos a conocer otras expresiones donde los seres humanos son comparados con los animales:

Meter la pata: la pata es la pierna de los animales y de los objetos (las patas de la mesa). Cuando alguien mete la pata, comete un error o una equivocación.

Creo que he metido la pata. Le he dicho a Susana que vamos a quedar el viernes y, como es el día de su cumpleaños, ahora cree que vamos a prepararle una sorpresa.

meter la pata

Caer en las garras de alguien: las garras son las manos de los animales. Utilizamos esta expresión cuando alguien está subordinado a los deseos de otra persona.

Daniel es un seductor en toda regla. Intenta no caer en sus garras.

garras

Lamerle los pies a alguien: el verbo lamer significa pasar la lengua por algún sitio. Normalmente está asociado a los perros y a los gatos. En este caso, el perro es incluso más apropiado porque esta expresión se utiliza cuando alguien está subordinado a los deseos de otra persona, como el perro que siempre es fiel a su amo.

Óscar es un interesado. Siempre le lame los pies al jefe cuando quiere conseguir algo.

lamerle los pies

Sentir un hormigueo: la palabra hormigueo expresa el andar rápido de las hormigas. Cuando sientes un hormigueo, sientes como si las hormigas estuvieran andando sobre tu piel.

De repente sentí un hormigueo en el estómago. Supe de inmediato que algo no iba bien.

hormigas

Cerrar el pico: el pico es la boca de las aves. Utilizamos esta expresión para mandar a callar a alguien.

¡Cierra el pico! Todo lo que dices es mentira.

cierra el pico

Todas las lenguas del mundo tienen expresiones de este tipo donde los comportamientos humanos son comparados con los de los animales. Estas expresiones no sólo aparecen en el registro familiar. Leopoldo Alas Clarín, uno de los escritores españoles más importantes del siglo XIX, también las usa en La Regenta, su obra cumbre:

La regenta

«Don Fermín contemplaba la ciudad. Era una presa que le disputaban, pero que acabaría por devorar él solo. ¡Qué! ¿También aquel mezquino imperio habían de arrancarle? No, era suyo. Lo había ganado en buena lid. ¿Para qué eran necios? También al Magistral se le subía la altura a la cabeza; también él veía a los vetustenses como escarabajos; sus viviendas viejas y negruzcas, aplastadas, las creían los vanidosos ciudadanos palacios, y eran madrigueras, cuevas, montones de tierra, labor de topo».

¿Habéis conseguido averiguar el significado de las palabras en negrita? ¿Te ha sorprendido nuestra faceta animal? No seáis gallinas y mandad vuestras respuestas a De Boca en Boca. ¡Escuchad al animal que lleváis dentro!

Texto: Clara

Infografía: Clara