Etimologías curiosas

Hoy comenzamos con la primera de una serie de entradas sobre interesantes relaciones entre palabras que nunca sospecharíamos. ¡Y es que la historia del español es apasionante!

Aprovechando que no hace mucho de la noche de San Juan, vamos a hablar del fuego y de su presencia en el vocabulario español. La palabra fuego proviene del latín focus, étimo del que también procede la palabra hogar y, por supuesto, hoguera. ¿Qué es el hogar sino el lugar donde la familia se reúne en torno al fuego?

No te extrañes si escuchas a algún amigo español pedir fuego a otra persona. En este caso, la palabra fuego no se refiere a ningún incendio. Realmente, lo que le está pidiendo es un mechero con el que encender su cigarro. Se trata de una expresión muy habitual en el español coloquial.

Como podéis intuir, las palabras incendio y encender presentan la misma raíz; ambas proceden del verbo latino candere, en español, brillar, desprender luz, arder. ¿Observáis la relación de estas palabras con candelabro o candela? En inglés también encontramos huellas de este verbo en la palabra candle (vela) ese objeto de cera con una mecha que se enciende y emite una llama.

La palabra llama proviene del latín flamma, raíz que rápidamente relacionamos con el fuego en palabras como inflamable o flambear, es decir, rociar alcohol a una comida y prender una llama para modificar su sabor.

No debemos confundir esta palabra con el verbo flamear, que, aunque procede del mismo étimo latino, tiene un significado muy diferente. Podemos decir que un objeto flamea cuando desprende una llama.

¿Y que me decís de la palabra inflamación? Aunque en latín esta palabra hacía referencia a lo que hoy entendemos como incendio, en la actualidad, ha perdido su valor literal para referirse de forma metafórica al efecto que produce un golpe en una parte del cuerpo  que se hincha y se calienta como si tuviera fuego dentro.

Si en latín fuego se decía focus, en griego se decía se decía πυρός (pyrós). Y es que ¿qué es un pirómano sino un loco por el fuego? ¿Y la pirotecnia? La pirotecnia está relacionada con el mundo de los fuegos artificiales.

Muchos habréis escuchado que el paracetamol es un medicamento antipirético. ¿Comprendéis ahora qué significa? No es otra cosa que un medicamento para apagar el fuego, es decir, para acabar con la fiebre.

Lo que seguramente nunca os hayáis planteado es la relación entre el fuego y los piropos. Y es que cuando recibimos un piropo, no podemos evitar sentir cómo el fuego sube por nuestro cuerpo para reflejarse en nuestras mejillas en forma de rubor.

El rubor es el enrojecimiento que se produce en nuestras mejillas cuando sentimos vergüenza. De hecho, en latín, rubeus, significaba rojo, aunque, con el paso del tiempo, acabó designando a las personas con el pelo claro, las que hoy conocemos como rubias.

A pesar de esto, todavía hoy podemos ver el significado original de esta palabra en el nombre de esa piedra preciosa de color rojo a la que llamamos rubí o a esa enfermedad que produce el enrojecimiento de la piel a la que llamamos rubeola.

Laura

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s