La familia de los Totales: una lucha por el poder

Hoy en De Boca en Boca continuamos con las palabras mágicas del español. Hace unas semanas conocimos el reformulador vamos (Palabras mágicas del español (I): Vamos) y lo útil que este era para solucionar errores. Nuestra palabra de hoy tiene historia, la negra historia de una familia en disputa: la familia de los Totales.

mafiosos

La miembros de la familia de los Totales era unos personajes temidos por la sociedad por el gran poder que tenían. Era unos totalitarios: ambicionaban el poder y no dudaban en derramar sangre si su misión lo requería. Lo querían todo para ellos y desde hacía mucho tiempo habían amasado una inmensa fortuna. Entre ellos todo iba bien hasta que surgieron diferencias en los miembros más pequeños de la familia: los primos. Ya se sabe que hasta en las mejores familias hay problemas de este tipo. Los primos Totales eran los siguientes:

1. El sustantivo total: un tipo muy ambicioso y egoísta que todo lo quiere para él. Por eso, siempre lo abarca todo:

egoísta

Un total de ocho provincias estarán este viernes en alerta por fuertes lluvias.

2. El adjetivo total: de la misma sangre de los Totales, el adjetivo total es egoísta pero no tanto. Sin embargo, esto no impide que sea muy calculador y, aunque siempre tiene que compartir su poder con un sustantivo, sabe cómo manipularlo para conseguir apropiarse de él. Por eso, cuando aparece en el discurso se apropia del significado del sustantivo y lo hace más grande, lo intensifica. Sí, este total no es para nada humilde.

persona manipuladora

  La fiesta fue un desastre total.

3. La locución en total: es el primo tonto de los primos. También le gusta abarcarlo todo, pero a veces le entran remordimientos y cuenta primero todas las cosas de las que quiere apropiarse y, si es demasiado, no se apropia de todo:

contando

-¿Cuántos platos y vasos hacen falta para la fiesta?

-Acabo de contar, y en total somos unas quince personas.

4. El nexo total: es, sin lugar a dudas, el nexo más poderoso y el más astuto de todos. Sabe cómo aparecer en el discurso sin que los hablantes se den cuenta. Es, también, el más peligroso de todos puesto que cambia de significado cuando le conviene. Instruido en las malas artes desde que era pequeño, el nexo total tiene varias facetas:

  • A veces, total es un asesino que acaba con las conversaciones cuando estas se alargan demasiado y cuando el interlocutor ha perdido el hilo.

cuchillo

Fuimos de una tienda a otra, había muchísima gente, apenas podíamos caminar. Además, no compramos ni la mitad de los regalos que teníamos que comprar. Total, una pérdida de tarde.

  • El nexo total tiene una lengua de oro y sabe cómo convencer a la gente de sus planes. Cuando le parece que alguien se está desviando en una conversación, el nexo total acaba con las ideas que no conducen a ninguna parte e impone un resumen aclaratorio para que el mensaje quede claro.

obligar

Lola vino a verme sobre las cinco de la tarde. Decía que venía de casa de su prima… ¿o era de la tía? No sé. Total, que vino a verme y merendamos juntas.

  • Aunque asesino y manipulador, el conector total es complejo. A veces recae en su poder y se siente débil y pesimista. ¡Normal! Hasta los más poderosos tienen sus momentos débiles. En estas ocasiones, reconoce que no debería hacer las cosas malas que hace e intenta minimizar el daño que ha ocasionado.

morderse las uñas

Me he tomado tres cervezas. Y ahora me voy a tomar la cuarta. Total, por una cerveza más…

En la frase anterior, el hablante sabe que debería dejar de beber cerveza. Sin embargo, piensa que no pasará nada si se toma otra. Con el conector total intentamos reducir la influencia que tendrá el hecho de bebernos otra cerveza más.

Así las cosas, la tensión renacía cuando la familia Total se reunía para los momentos especiales. El primo conector veía que el sustantivo y el adjetivo andaban tramando algo porque siempre se los veía cuchicheando.

cuchichear

Nadie quería al primo tonto en total por ser demasiado honesto y contar todo lo que robaba. Un día, se enteraron de que había un anuncio en la tele y quisieron ir a fisgonear un poco y a robar todo lo que pudieran. Pero como las cosas no iban bien entre ellos, comenzaron a pelearse durante la grabación de la escena. ¿Os imagináis quién ganó? Comprobadlo vosotros mismos:

Sin embargo, pasaba por allí el director del anuncio y, no sabemos cómo, vio en ellos un gran talento. Así que además de asesinos, egoístas y manipuladores, también fueron grandes estrellas del cine y aparecieron en varios anuncios más:

Y colorín colorado, la historia de los Totales se ha acabado.

 

Clara

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s