Las preposiciones I

Aunque pueda parecer que las preposiciones son unidades menos importantes que los sustantivos o los verbos, por ejemplo, lo cierto es que las preposiciones son uno de los elementos más importantes que tienen las lenguas. Conocer los valores de las preposiciones de una lengua supone entender las relaciones que se establecen entre cada una de las palabras que forman un mensaje y, con ello, comprender matices y significados que pueden pasar desapercibidos para un hablante no experto.

En general, los manuales de enseñanza de lenguas dan más importancia a otras unidades como los verbos o los sustantivos. Los manuales están repletos de actividades de cambiar de número, elegir la desinencia correcta, completar con el tiempo verbal correcto, derivar sustantivos a partir de verbos, etc. Sin embargo, se presta muy poca atención a las preposiciones que acompañan a estas formas.

Lo que resulta curioso es que un nativo pueda entender un mensaje como «*la misterio fue *descubrido por el niño» y tenga problemas en comprender otro como «el misterio fue descubierto de/a/en/por el niño».

Como podemos ver, aunque el género, el número y los tiempos verbales sean aspectos muy importantes en el español, no debemos olvidarnos de la importancia que tienen esas pequeñas unidades llamadas preposiciones.

Hoy en De Boca en Boca te presentamos los valores más importantes de las preposiciones a, en y de, tres de las preposiciones más frecuentes del español. ¡Allá van!:

«A» (a + el = al; a + la = a la)

  • Dirección (hacia)                                   

    Para indicar dirección, nunca utilizamos en, error frecuente en los estudiantes por traducción directa de su lengua.

    Voy a la escuela todos los sábados.

    Viajaré a Sevilla el mes que viene.

  • Complemento directo e indirecto de persona

    Escribí una carta a María

    Ayer vi a Rosana

    Como sabemos, el complemento indirecto (le, les) siempre aparece introducido por la preposición a. El complemento directo (lo, la, los, las), sin embargo, solo presenta la preposición a cuando es una persona:

    quiero un coche nuevo      vs.     quiero a María

    Sin embargo, en muchas ocasiones, también podemos ver la preposición a, ante animales ya que, de alguna forma, se los personifica, se los convierte en persona.

    Quiero mucho a mi perro

    Voy a llevar a mi gato al veterinario.

  • Fin de un periodo de tiempo ——]

    De lunes a viernes

    Trabajo de 09.00 a 14.00

  • Finalidad (= para)

    Ha venido Marina a contarme lo que pasó anoche

  • Modo ¿cómo?

    Escribimos a mano

    Iremos a pie

    Me encantan los calamares a la romana

  • Con los verbos gustar, encantar, interesar, etc.

    A María le gusta bailar

    A mí me interesan las matemáticas

  • Horas

    Comeremos a las 14.00.

    Salgo de trabajar a las 15.00

    «DE» (de + el =del; de + la = de la)

  • Posesión ¿De quién es?

    El gato es de Victor

    La chaqueta de María es muy bonita

  • Origen                                    

    Soy de Buenos Aires

    Vengo de Madrid

  • Origen de un periodo de tiempo [—-

    De lunes a viernes

    De 10.00 a 13.00

    De enero a julio

  • Tiempo

    Son las doce de la mañana, de la noche, de la tarde, de la madrugada, etc. 

    No debemos confundir «te veo a las doce de la mañana» con «te veo por la mañana» Como veremos, en una de nuestras próximas entradas, uno de los valores de la preposición por es tiempo no fijo, tiempo aproximado. Las «doce de la mañana» es un tiempo exacto, mientras que, «por la mañana» es un tiempo aproximado (no sé si a las 9.00, a las 10.00 o a las 11.00)

  • Materia ¿De qué es? ¿De qué está hecho?

    Libros de historia

    Tarta de chocolate

    Jersey de lana

  • Cantidad de algo (partitivo)

    Con las cantidades siempre utilizamos la preposición de (sin artículo)

    Dos kilos de naranjas

    Un poco de pan

    Una cucharada de aceite

«EN»

  • Localización ¿Dónde?

    Estoy en casa

    Viven en Madrid

    A diferencia de otras lenguas como el italiano o el francés, nunca utilizamos la preposición a para indicar lugar- dónde; como hemos visto antes, solo utilizamos a para lugar – hacia (dirección).

  • Meses, años y estaciones

    En enero hace mucho frío.

    Nos conocimos en 1998

    A diferencia de lenguas como el inglés, nunca utilizamos en con los días de la semana; utilizamos el artículo determinado:

    El lunes iré a la playa

    El sábado conocí a tu primo

  • Medio de transporte

    Viajar/ir en metro, avión, barco, coche, tren, etc.

  • Plazo para realizar una acción

    Nos vemos en dos semanas (= después de dos semanas, nos veremos)

    Te llamo en cinco minutos (= después de cinco minutos, te llamaré)

  • Idiomas

    ¿Te lo digo en chino?

  • No me hables en alemán que no te entiendo.

    No debemos confundir «hablar alemán» con «hablar en alemán». «Hablar alemán» se refiere a una característica de la persona, a una habilidad, mientras que «hablar en alemán» se refiere a la forma o modo en la que se habla; podemos sustituirlo por así:

    Soy abogada, tengo un máster y hablo alemán y ruso.

    Si me hablas en ruso (= si me hablas así), no te entiendo

    Me gusta que me hables en italiano ( = que me hables así)

¡Esto es todo por hoy! Pronto volveremos con  para y por, dos de las preposiciones que más problemas provocan a los estudiantes.

Laura

Advertisements

2 thoughts on “Las preposiciones I

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s