Cuestión de género

En español, existen dos géneros gramaticales: masculino y femenino. Por lo general, son femeninas las palabras acabadas en a (la mesa, la niña, la cuchara) y masculinas las palabras acabadas en -o o en consonante (el libro, el niño, el papel, el camión). No obstante, hay muchas excepciones.

Es muy frecuente escuchar por parte de nuestros estudiantes errores como la día o el mano. A pesar de acabar en -a, día es una palabra masculina (el día). Por eso decimos: buenos días. Por su parte, la palabra mano es femenina (la mano); ya lo era en latín (MANUS, MANUS).

Curiosamente, en España, a diferencia de algunos lugares de América Latina, decimos hacer manitas o ser un manitas, en lugar de manitos, que sería lo esperado (al igual que de perro, perrito). La Real Academia de la Lengua solo admite manita como diminutivo de mano.

También existen otras palabras como moto y foto que, a pesar de aparentemente acabar en –o, son femeninas. Lo cierto es que estas palabras son formas apocopadas de motocicleta y fotografía, respectivamente, por lo que no se trata de excepciones, sino que siguen la norma general.

Existe un grupo de palabras especiales derivadas del griego que acaban enma,-ta y pa. Estas palabras eran masculinas o neutras en su lengua de origen y, por tanto, siguiendo las leyes naturales de evolución, pasan al español con género masculino. Algunas de estas palabras son: el problema, el planeta, el mapa, el tema, el dilema, el idioma, el poema, el poeta, el idioma, el sistema y el esquema.

Las palabras que acaban en e pueden ser masculinas o femeninas. No existe una regla sino que debemos memorizar su género. Algunas palabras acabadas en –e son:

  • Femeninas: la calle, la gente, la muerte, la suerte, la parte, la madre.

  • Masculinas: el duende, el padre, el puente, el hombre.

De manera esquemática, podemos decir que, por regla general:

           ->  son MASCULINAS:

             

  •  Las palabras acabadas en o

  • Las palabras acabadas en consonante

  • Las palabras que acaban en aje (como montaje o garaje)

  • Las palabras de origen griego acabadas en ma, –ta, –pa

  • Algunas palabras acabadas en e

          ->  son FEMENINAS:

               

  • Las palabras acabadas ena

  • Las palabras que acaban ención o sión (como canción, acción, comprensión)

  • Las palabras que acaban en ad (como universidad, verdad, amistad, facultad)

  • Algunas palabras que acaban en e

        ->   Son MASCULINAS Y FEMENINAS:

     

  • Las palabras que acaban en ista (el taxista – la taxista, el dentista – la dentista)

  • Las palabras que acaban en ante (el cantante – la cantante, el estudiante – la estudiante)

Finalmente, debemos nombrar palabras como águila, aula, hambre, agua, hacha, arte y alma. ¿Qué tienen en común? Que todas ellas empiezan por a tónica, es decir, que en todas estas palabras la a es la sílaba fuerte.

A pesar de que son palabras femeninas, según la norma, deben aparecen con el artículo el. ¿y por qué palabras femeninas con artículo masculino? ¿No es suficientemente complicada la cuestión del género como para utilizar artículos masculinos con palabras femeninas? El error está en creer que el es un artículo masculino.

El pronombre demostrativo latino ILLA, que dio origen a nuestro artículo femenino la, tuvo dos comportamientos diferentes dependiendo del sonido que le seguía. ILLA (que evolucionó a ela):

  • perdía el sonido inicial ante palabras que empezaban por consonante: (e)la mesa

  • perdía el sonido final ante palabras que empezaban por vocal: el(a) agua.

A la lengua española no le gustan las vocales iguales. Al igual que resulta incómodo pronunciar secuencias como de el, que el español fusiona en del (la culpa es de el perro > la culpa es del perro), resulta incomodo pronunciar secuencias como la agua. En este caso, la lengua encuentra solución a este problema utilizando otra variante del artículo femenino.

De esta manera, las palabras que comienzan por a tónica (con grafía ha o a) aparecen siempre con el artículo el en singular, aunque no dejan de ser femeninas. Por ese motivo, tanto su plural como los adjetivos que las acompañan siempre son femeninos

el agua es claralas aguas son claras

el águila es bellalas águilas son bellas

el aula es pequeñalas aulas son pequeñas

Lo mismo ocurre con los determinantes; siempre aparecen en femenino:

Tengo mucha hambre

Esta aula es muy bonita

Sin embargo, cuando el artículo y el sustantivo aparecen separados por un adjetivo, empleamos el artículo femenino ya que ya no se produce ningún problema de pronunciación:

La bonita águila

¡Y hasta aquí todo el tema del género! Te recomendamos que visites una de nuestras últimas entradas en la que te presentamos palabras que cambian de significado según su género.

Laura

Advertisements

One thought on “Cuestión de género

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s