Te veo

Como ya sabéis, el lenguaje del ser humano está marcado por su manera de entender el mundo y por su relación con la realidad que lo envuelve. Uno de los sistemas que tenemos las personas para interaccionar con el ambiente son los cinco sentidos (la vista, el oído, el gusto, el olfato y el tacto), que no sólo nos ayudan a interpretar los estímulos de la realidad sino también a interpretar nuestro pensamiento y nuestro lenguaje. Por esta razón, las referencias a los sentidos son constantes en el léxico de un gran número de lenguas.

sentidos

Hoy en De boca en boca queremos acercarnos al lenguaje a través de uno de los sentidos más importantes: la vista. Se ha observado que en el léxico de la mayoría de las lenguas, las referencias lingüísticas a la vista son más numerosas que las referencias a otros sentidos. ¿Por qué? Esto puede deberse a la importancia que concedemos a nuestros ojos, que nos permiten tener un conocimiento inmediato de la realidad. Confiamos mucho en nuestros ojos, de ahí que la vista sea el sentido humano que más hemos desarrollado.

vista

Pero si nos interesa la vista es porque con el paso del tiempo ha sido asociada a la verdad. Un ejemplo de ello es la expresión española ver para creer o, dicho de otro modo, sólo si veo el hecho en cuestión podré creer en él.

A. Mañana te devolveré los libros que me prestaste.

B. Llevas mucho tiempo diciendo eso.

A. Pero mañana sin falta te los devolveré.

B. Ver para creer

Y es que la vista es un modo de CONOCER, de SABER y de COMPRENDER:

Acabo de ver la solución del problema.

Con esta frase no queremos decir que la persona, después de buscar la solución en sus apuntes, la haya encontrado por fin en el cuaderno de matemáticas. Ver una solución es saber la solución, como si apareciera de repente en la mente de la persona.

hallar la respuesta

¿Y de dónde viene esta unión entre la vista y el saber? Vayamos a la historia de la lengua para verlo. La vista se conectó con el saber hace mucho tiempo. La madre de las lenguas europeas (el indoeuropeo) ya tenía un verbo con el doble significado ver/saber: *weid. Más adelante este verbo se dividió en dos significados: ver en las lenguas eslavas y romances (el español está en este último grupo), y conocer/saber en las lenguas germánicas, en las lenguas celtas y en griego (weten = conocer en neerlandés, wissen = conocer en alemán, wise = sabio en inglés).

Con el tiempo, también las lenguas romances  pensaron que con los ojos podíamos saber y comprender, y por ello el verbo ver adquirió  este valor.

ojos bonitos

Y para que veáis lo importante que es la vista en el lenguaje, os dejo una serie de expresiones muy utilizadas en el español cotidiano donde el verbo ver adquiere otros significados diferentes a visualizar:

1. Veo lo que quieres decir.

Cuando vemos lo que alguien quiere decir, estamos diciendo que entendemos el mensaje que nos está transmitiendo.

2. Mira, lo que tenemos que hacer es hablar con él y averiguar qué le pasa.

Con el verbo mirar pretendemos que nuestro interlocutor detenga su conversación y mire las palabras que tenemos que decirle, es decir, que las conozca y las entienda.

3.  –Estoy harto de que me critiques siempre delante de tus amigos.

¿Ves? Ya estás empezando a decir mentiras de nuevo. Yo nunca te critico delante de los demás.

En este ejemplo, el verbo ver es una manera de pedir que la otra persona vuelva atrás y escuche sus propias palabras y comprenda el mensaje que ha querido transmitir.

4. Lo veo de profesor dentro de unos años.

En esta frase, imaginamos que la persona en cuestión será profesor. Lo vemos como si tuviéramos la imagen delante de nuestros ojos.

5. Mi abuelo ya ha visto dos guerras y por eso siempre quiere la paz.

El verbo ver puede ser sustituido en este caso por conocer.

6. Si te veo otra vez molestando a mi perro, ¡ya verás!

En este caso, si la persona sigue molestando al perro, conocerá las consecuencias de sus actos.

7. ¡Ya tengo el carné de conducir! ¡Para que veas!

Cuando utilizamos esta expresión lo hacemos queriendo demostrar de lo que somos capaces. El significado de esta frase puede expresarse de la siguiente manera: «Te digo esto para que sepas que finalmente he podido sacarme el carné a pesar de que tú pensabas lo contrario».

8. Pedro gana 6000 euros al mes.

Ya ves! Y dice que no puede permitirse comprar un coche nuevo.

Utilizamos esta expresión cuando queremos decir que comprendemos el mensaje contrario que se produce entre ser rico y no poder comprar un coche nuevo.

9. ¡Estás que no veas! ¿Cuántas copas te has bebido?

Para entender la expresión hay que añadir para que no te veas, es decir, estás en tan mal estado que si te vieras a ti mismo, te asustarías. Por eso, es mejor que no te veas. Esta expresión también puede utilizarse en un contexto positivo: Esa chica está que no veas, o sea, la chica es guapísima y es mejor no verla porque si la viéramos, nos enamoraríamos de ella al instante.

 

Hace un par de años apareció en los cines una película que se llamaba Avatar. ¿Recuerdas cómo se saludaban los seres azules? En lugar de decir Hola decían Te veo, o dicho de otro modo, soy capaz de ver tu alma, comprenderte, saber quién eres, respetarte y conectar contigo. Porque cuando vemos, no sólo detectamos visualmente el mundo que nos rodea. También comprendemos cosas no materiales, cosas que no se pueden tocar y que están más allá de lo superficial. Y todo es ver.

 

te veo

 

Clara

Advertisements

One thought on “Te veo

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s