Todo depende

Generalmente, los adjetivos en español se colocan después del sustantivo. Sin embargo, en ciertos casos pueden aparecer delante del verbo, cambiando el significado del conjunto. ¿Sabes por qué? La clave para saber el lugar del adjetivo la encontrarás en la subjetividad.

Seguro que has escuchado alguna vez que el mundo que te rodea no es exactamente como tú lo ves. Nuestra forma de ver la realidad está marcada por nuestros intereses y nuestras creencias. De este modo, hay tantas maneras de ver la realidad como personas existe en este mundo. Y, ¿quién tiene la razón?

cla1

 

La respuesta está en la subjetividad. Como todo es subjetivo, todo el mundo podría tener la razón. Las cosas no son ni blancas ni negras sino que depende de cada persona. A lo mejor a ti te gusta el café pero conoces a alguien que lo detesta. Pero, ¡para gustos, los colores!, es decir, que a cada persona puede gustarle un color diferente y ninguno puede decir que su color preferido es mejor que otro, ¿verdad?

cla2

 

También el lenguaje está lleno de elementos subjetivos que enriquecen el lenguaje. Esto es así porque las personas son también subjetivas y emplean el lenguaje para definirse con respecto a los demás. La posición del adjetivo depende de si su significado es:

OBJETIVO                                O                                   SUBJETIVO

Subjetivo: Hemos comprado una bonita casa.

Cuando colocamos el adjetivo delante del sustantivo, decimos que, en nuestra opinión, la casa es bella. Pero no sabemos con seguridad si la persona que nos escucha estaría de acuerdo con nosotros.

cla3

 

Objetivo: Hemos comprado una casa bonita.

Cuando colocamos el adjetivo detrás del sustantivo, expresamos que todos compartimos la opinión de que la casa es bonita.

cla4

 

Y, ¿por qué cambian de posición los adjetivos? La posición más generalizada es detrás del sustantivo. Sin embargo, cuando el hablante coloca el sustantivo delante, le concede más importancia al adjetivo que al sustantivo.

Pero, ¿cómo sabemos cuándo colocar el adjetivo delante o detrás? Pues depende de si quieres expresar subjetividad (opinión propia) u objetividad (opinión compartida por todos). Sin embargo, en otros casos, el tipo de adjetivo pide una colocación precisa:

  • VALORACIONES: cuando valoramos algo o a alguien a través de adjetivos, estamos expresando nuestra opinión sobre ellos. Nuestra opinión de las cosas es subjetiva, como vimos arriba. En este caso, los adjetivos valorativos suelen ir delante del sustantivo por su fuerte carga subjetiva (algo puede ser bueno para mí, pero no para ti).

Hemos hecho un mal negocio.

Pero, ¡recuerda! Si crees que todos compartimos la misma opinión, puedes ponerlo detrás del sustantivo.

Hemos hecho un negocio malo.

  • DESCRIPCIONES Y EXPLICACIONES: cuando describimos y explicamos cómo son las cosas, solemos ser bastantes objetivos porque describimos objetos y personas que hemos visto y que existen en la realidad.

Mi hija ha comprado cuatro sillas blancas (nadie diría que la silla es negra si es blanca, ¿verdad?).

  • PERTENENCIA O RELACIÓN: cuando los adjetivos expresan la pertenencia a un país, la relación con una materia, el origen (español, familiar, solar…), no hay lugar para expresar subjetividad. La pertenencia a un país o la expresión del origen son datos totalmente objetivos.Yo soy una chica española (no puede existir otra opinión).
  • DETERMINACIÓN: los adjetivos determinativos tienen un significado similar al de los determinantes (artículos, demostrativos, posesivos) y, como ellos, van colocados antes del sustantivo. En este caso y al igual que los determinantes, el adjetivo expresa la orientación subjetiva del hablante con respecto a lo que se dice:

Iré a Madrid la próxima semana.

Pero, ¡cuidado! En la lengua existen frases hechas con un significado preciso. ¿Cuál sería la diferencia entre un hombre pobre y un pobre hombre? ¿Sabrías deducir el significado a partir de las imágenes?

cla5                                           cla6                     Un hombre pobre                                                                                Un pobre hombre

Un hombre pobre es una persona que no tiene suficiente dinero para vivir. En cambio, un pobre hombre es una persona por la que sentimos pena o lástima por diferentes motivos (de manera general, a esta persona le han pasado cosas malas).

Lo mismo ocurre con:

  • Una casa antigua / Una antigua casa: la primera es una casa en malas condiciones y la segunda es una casa en la que vivimos en el pasado.
  • Una piedra preciosa / Una preciosa piedra: la primera es una frase hecha y se refiere a piedras como el diamante y el rubí que aparecen incrustados en joyas. La segunda es una piedra cualquiera que consideramos muy bonita.
  • Literatura fantástica / Fantástica literatura: la primera es un tipo de literatura de ficción en la que ocurren hechos sobrenaturales. La segunda es un tipo de literatura que nos gusta mucho.

La lista es interminable y no podemos escribirla entera. Mientras piensas en dónde colocar los adjetivos, te dejo una buena canción cuyo estribillo dice así:

Depende, ¿de qué depende?

De según como se mire

todo depende…

Jarabe De Palo – Depende

Clara

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s