El dios de las pequeñas cosas

En esta entrada de hoy quiero reivindicar el valor de las cosas pequeñas. Pensarás que este tema no tiene nada que ver con las clases de español. Sin embargo, las cosas pequeñas tienen mucha importancia en nuestra vida. De hecho, existe un Dios de las Pequeñas Cosas que se ocupa de los detalles y los actos más insignificantes de la vida y que, sin embargo, son preciosos: la sonrisa de un desconocido, el vuelo de un pájaro, un café a media tarde, oler la tierra mojada… ¿No conocías al Dios de las Pequeñas Cosas? No lo he inventado yo. Aparece en el libro titulado El dios de las pequeñas cosas de Arundhati Roy. ¡Te lo recomiendo!

Las cosas pequeñas tienen un valor especial. Como son tan pequeñas, no todas las personas pueden verlas y disfrutar de ellas. Por esta razón, cuando una persona encuentra al Dios de las Pequeñas Cosas, debe sentirse muy afortunado.

cla1

La pequeñez es un tema complejo. Algunos dirán que ser pequeño es bueno y otros dirán que es malo. La cuestión es que lo pequeño tiene un valor especial: basta con echar un mirada a la literatura. Muchos héroes son seres pequeñitos que llevan a cabo tareas peligrosas y de difícil cumplimiento.

cla2

Frodo de El señor de los Anillos

cla3

Pulgarcito del cuento Pulgarcito

cla4

Lucy de Las crónicas de Narnia

Y es que cuando eres tan pequeño, ves las cosas de otra manera (desde abajo) y observas cosas que otros no pueden ver…

cla5

En el lenguaje, también tenemos un dios de las pequeñas cosas llamado diminutivo. Se trata de un sufijo que se utiliza para representar lingüísticamente las cosas que nos parecen pequeñas. Lo colocamos al lado de la raíz de sustantivos, adjetivos y adverbios.

CosaCos + ita = cosita

Pequeño → Pequeñ + ito = pequeñito

Despacio → Despac + ito = despacito

El diminutivo estándar de la península es –ito, –ita. Existen muchos más diminutivos, aunque dependen de la zona de España en la que te encuentres: -illo, -ín, -ete, -ejo, -ucho, -ola, -uelo, -uco.

Seguro que ya conocías el sufijo diminutivo, ¿verdad? Pero yo no quiero explicarte cómo funciona. Yo quiero hablarte de los poderes de este dios, para que puedas utilizarlo cuando necesites hablar de las cosas pequeñas de la vida. Además, si viajas a España, escucharás a la gente hablar continuamente de cosas pequeñitas: ¿Nos tomamos una cervecita? Y te parecerá raro que tu amigo español te invite a tomar una cerveza pequeña. Por esto y otras razones, te invito a explorar los poderes del diminutivo. ¡Allá vamos!

REDUCCIÓN DEL TAMAÑO

Cuando vemos cosas pequeñas, utilizamos –ito, –ita para representar en la lengua el tamaño de las cosas que observamos.

En el salón de juegos, el niño había esparcido las piezas del puzle en una mesita.

Ninguna duda por ahora, ¿verdad? Pero si viajáis a España y os rodeáis de españoles, podréis escuchar cosas como:

Pepe: ¡Vente a la playa con nosotros!

Antonio: No puedo, de verdad. Tengo mucho trabajo que hacer.

Pepe: Pero si van a ser unos diítas

¿Qué hemos disminuido en la frase anterior? Es cierto que un día tiene 24 horas pero, ¿podemos hablar de tamaño? Realmente no. Con el diminutivo, Pepe quiere convencer a Antonio de que el viaje a la playa no va a durar muchos días, es decir, que será corto y Antonio podrá volver a su casa y terminar el trabajo que tiene que hacer.

HECHIZO (SPELL) POSITIVO O HECHIZO NEGATIVO

Nuestro dios también es capaz de cambiar el valor de las palabras, haciendo que a veces sean positivas y a veces negativas, según los sentimientos del hablante:

¡Qué bien huele! ¡Huele a pan calentito!

En esta frase, no queremos decir que el calor sea pequeño, porque te aseguro que un pan calentito está bastante caliente. Cuando decimos una frase de este tipo, nos imaginamos el pan recién hecho, caliente, apetitoso, a punto de comerlo. Como la imagen es tan positiva, se utiliza el Dios de las Pequeñas Cosas, quizá porque las cosas pequeñas expresan mucha ternura y alegría, como los cachorros de perros y los niños pequeños.

Pero en otras ocasiones, el dios puede enfadarse y mostrar una perspectiva negativa.

Y cuando llegué de la fiesta, mis padres me echaron un discursito a las tres de la mañana. Según ellos, cada vez salía más y me dedicaba menos a los estudios.

Un discursito no es nada agradable y menos aún si vienes de una fiesta de pasarlo bien. Gracias al diminutivo, el hablante expresa que no le ha gustado nada que sus padres le echaran un discurso sobre su comportamiento a las tres de la mañana, cuando estaba a punto de irse a dormir.

LEER LA MENTE

Sí, el dios de las pequeñas cosas también puede controlar los pensamientos de la persona que te escucha. Por ejemplo, quiero hablarte de mi amigo Tonga, que es de Senegal. Si te digo que es un chico negro, sé que vas a pensar que soy una racista porque llamar negro a alguien está muy feo. Entonces, utilizamos el diminutivo para reducir el valor negativo del adjetivo negro cuando lo atribuimos a personas:

Tonga es mi amigo negrito que me saluda todas las mañanas antes de ir a la universidad.

Pero también podemos predecir que una palabra va a molestar a alguien. Entonces, utilizamos el diminutivo para atacar a la persona con la que estamos hablando o de la que hablamos:

Eres un niño pequeño en cuerpo de adulto. Siempre dependes de tus padres para todo. ¡Deja de llorar y vete con tu papaíto!

¿Te han sorprendido los poderes del diminutivo? Seguro que no, porque las cosas pequeñas son especiales. A veces se relacionan con cosas positivas y otras veces con cosas negativas. A veces son tiernas, bonitas y agradables. Otra veces oscuras y guardan secretos terribles.

Como dice el refrán:

Los grandes perfumes se guardan en frascos pequeños. Y el veneno también.

Clara

Advertisements

2 thoughts on “El dios de las pequeñas cosas

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s